Archive for abril, 2010

DÍA DEL TRABAJADOR

El 1º de mayo se declara el Día del Trabajo

En 1889, durante el Primer Congreso de la Segunda Internacional Socialista, celebrado en París, se decidió que el 1º de mayo conmemoraría en adelante la solidaridad laboral. Desde entonces la mayoría de los países del mundo, especialmente aquellos de pasado o presente socialista, celebran ese día a sus trabajadores.
Paradójica y significativamente, el 1º de mayo no se celebra en Estados Unidos ni en Canadá como Día del Trabajo, sino como Día de la Ley (Law Day). En esos países se otorgó a los trabajadores el primer lunes de septiembre, un día sin significado histórico, para celebrar su día (Labor Day).
La jornada laboral de ocho horas en Estados Unidos tuvo que esperar hasta 1935 para ser aprobada, durante la presidencia de Franklin D. Roosvelt.

Anuncios

Leave a comment »

POETAS

 

José Agustín Quintero

 

Nació en La Habana en 1829. Estudió en el colegio San Cristóbal bajo la dirección de don José de la Luz y Caballero. Tomó algunos cursos en la facultad de Derecho en la Universidad de La Habana. Antes de completar sus estudios partió a los Estados Unidos donde vivió por algún tiempo. Cuando regresó a Cuba terminó los requisitos para graduarse de Licenciado en Derecho. Debido a sus ideas anexionistas cayó preso en unión con Cirilo Villaverde y otros conocidos patriotas cubanos. Fue sentenciado a muerte, pero logró escapar a los Estados Unidos donde rápidamente alcanzó una buena posición económica. Estableció una estrecha amistad con el Presidente de los Estados Confederados, Jefferson Davis, quien le confió una misión secreta en México. A su regreso a los Estados Unidos se estableció en Nueva Orleáns. Colaboró con los principales periódicos cubanos y fue redactor por varios años del Picayune, publicación de aquella ciudad. Poco tiempo antes de estallar la Guerra de los Diez Años pudo regresar a Cuba; pero en 1869 se vió complicado nuevamente en el movimiento revolucionario y partió una vez más al exilio y se volvió a establecer en Nueva Orleáns, donde murió el 7 de septiembre de 1885.

¡Adelante! 

Dios le dijo a la luz con voz sonora:
¡adelante!, ¡adelante!
Movió el tiempo su rueda giradora,
y un sol tras otro sol, y hora tras hora,
su marcha comenzaron incesante.

Los arroyos, los ríos y las fuentes,
con eco murmurante,
desataron sus límpidas corrientes,
y las nubes y vientos prepotentes
gritaron: ¡adelante!

Las montañas se alzaron altaneras
con majestad triunfante;
su penacho alzaron las palmeras
y su vuelo las águilas ligeras.
¡Adelante!, ¡adelante!

Al ánima del hombre el mismo acento
le dijo resonante:
corta el altivo cedro corpulento,
doma del mar el ímpetu violento.
¡Adelante!, ¡adelante!

Ve saca del mármol y, con noble anhelo,
toma el cincel cortante…
Cúpulas y columnas desde el suelo
alzáronse soberbias hasta el cielo.
¡Adelante!, ¡adelante!

Del cometa la marcha misteriosa
ve y descubre constante.
Arrebata a la nube tenebrosa
el rayo de explosión estrepitante.
¡Adelante!, ¡adelante!

El hombre oyó la celestial llamada
de emoción palpitante;
y en base inmensa la dejo grabada
con dócil pluma o vengadora espada.
¡Adelante!, ¡adelante!

Los sabios en las aulas proclamaron
el principio triunfante;
la razón y la gloria se hermanaron
y las artes y ciencias exclamaron:
¡Adelante!, ¡adelante!

Despierta ¡oh Cuba! Tras tormenta fiera
asoma el sol radiante
¡Esperanza y valor! Oprobio fuera
no llevar por divisa en tu bandera:
¡Adelante!, ¡adelante!

  

Leave a comment »

Día del Niño

Día del Niño

 

El Día del Niño o Día Universal del Niño es un día consagrado a la fraternidad y a la comprensión entre los niños del mundo y destinado a actividades para la promoción del bienestar y de los derechos de los niños del mundo.

En 1954, la Asamblea General de las Naciones Unidas recomendó que se instituyera en todos los países un Día Universal del Niño y sugirió a los gobiernos estatales que celebraran dicho Día en la fecha que cada uno de ellos estimara conveniente.[1] La ONU celebra dicho día el 20 de noviembre, en conmemoración a la aprobación de la Declaración de los Derechos del Niño en 1959 y de la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989.

FESTINIÑO organizado por el MIMDES para celebrar día del niño peruano

12 de abril del 2010 | por: Swordfish gladius

Ministra de la Mujer, Nidia Vilchez, firmó acta de compromiso con alcaldes escolares de Lima Metropolitana.

“Hoy hacemos un compromiso de trabajo durante todo el año para llamar la atención y prevenir que más niños indefensos sean violentados” dijo la ministra de la Mujer y Desarrollo Social , Nidia Vilchez, en el Día del Niño Peruano que se realizó en el Puericultorio Pérez Araníbar.
 
Por el respeto de los derechos de las niñas, niños y adolescentes peruanos un grupo de alcaldes escolares suscribieron un compromiso para alcanzar el Desarrollo Social y un país con mayores oportunidades.
 
La actividad denominada “Festiniño” se inició con una misa celebrada por Monseñor Luis Bambarén  y congregó a más 600 niños y niñas, quienes de una manera muy didáctica se informaron sobre sus derechos, además disfrutaron de juegos inflables, caritas pintadas, dibujos y pintura, caricaturistas y origami.
 
La titular del MIMDES anunció que se iniciará mañana una campaña contra la comercialización de drogas en los centros educativos y contra los acosadores que existen dentro de los colegios.
 
Resaltó la creación del Consejo Consultivo de Niños y Adolescentes, así como el derecho a la identidad con la gratuidad de la inscripción del nacimiento.
 
Asimismo, la ministra hizo un llamado a la sociedad y a los niños a no tolerar ningún tipo de abuso o maltrato contra la niñez, informando a la vez de los servicios que brinda el MIMDES  para luchar contra la violencia familiar y sexual, como lo son los Centro Emergencia Mujer y la Línea 100.
 
Por otro lado, destacó la labor que vienen desarrollando programas sociales como Wawa Wasi, Pronaa, Conadis, Foncodes, así como direcciones nacionales a favor de los niños y niñas, en temas de desarrollo social y lucha contra la desnutrición infantil.

 

Leave a comment »

CATÁSTROFES NATURALES

2010, el año de las catástrofes naturales

El terremoto de Haití del pasado mes de enero asoló las calles de su capital, Puerto Príncipe.  

A. M. L / AGENCIAS.

La naturaleza parece haberse sublevado en los últimos tiempos. Y es que más de 220.000 personas han perdido la vida en todo el mundo en lo que va de 2010 como consecuencia de catástrofes naturales. La última de ellas llegaba este miércoles con el terremoto de 7,1 grados en la escala de Richter que ha dejado más de 400 muertos y unos 10.000 heridos en la provincia occidental china de Qinghai. Se trata del tercer terremoto de gran magnitud registrado en apenas cuatro meses.

Las tareas de desescombro en Haití continúan dos meses después del terremoto El mayor de ellos ocurría nada más inaugurar 2010. Un seísmo de 7 grados sacudía Haití causando al menos 217.000 muertos, una cifra que se estima que ascienda a 300.000 cuando finalicen completamente las labores de desescombro. Dos meses después de la tragedia, otras 300.000 personas continúan recuperándose de sus heridas y unos tres millones de damnificados tratan de reconstruir su vida en el país más pobre de América.

Los incalculables daños se vincularon, más que a la fuerza del propio seísmo, a la localización del epicentro, muy cerca de Puerto Príncipe, donde vive casi una cuarta parte de la población del país, y a la precaria calidad de las construcciones de la zona.

No obstante, sería más de un mes después, el 27 de febrero, cuando se registraría el movimiento de tierra de mayor intensidad de estos primeros meses del año. El terremoto de Chile llegó a los 8,8 grados, convirtiéndose en el quinto más grave de la Historia. Sus consecuencias llegarían incluso, según los expertos, a modificar el eje de la Tierra, a acortar la duración de los días en 1,26 microsegundos y a alterar la posición geográfica de otras ciudades chilenas y argentinas.

El terremoto de Chile se convirtió en el quinto más grave de la Historia La cifra de víctimas era, no obstante, muy inferior a la de Haití: fallecieron 486 personas, un centenar de ellas por el posterior tsunami que afectó a diversas zonas continentales de Chile y al archipiélago de Juan Fernández, mientras que otras 79 personas desaparecieron. El número de damnificados creció hasta los 800.000, mientras que las pérdidas fueron valoradas en 30.000 millones de dólares.

Pocos días después, el 8 de marzo, 51 personas morían y más de 70 resultaban heridas en un nuevo movimiento de tierra, esta vez en Elazig (Turquía), en un seísmo de 6 grados en la escala de Richter. En otro temblor en Haití, posterior al terremoto de enero, fallecieron el 22 de marzo al menos cuatro personas y otras tres resultaron heridas al derrumbarse un edificio en Cabo Haitiano, en el norte del país.

El último seísmo que causó víctimas mortales antes del ocurrido este miércoles tuvo lugar el pasado 4 de abril en México y alcanzó los 7,2 grados en la escala de Richter. Causó dos muertos, 233 heridos y daños menores en infraestructura, sobre todo en Mexicali, capital del estado de Baja California, donde se registraron más de un centenar de réplicas en los días posteriores.

Pero no todas las catástrofes naturales de este año han sido movimientos de tierra. Brasil sufría a principios del mes de abril las mayores inundaciones en cuatro décadas por las intensas lluvias registradas, una tragedia que sesgaba la vida de más de 200 personas en Río de Janeiro y dejaba sin hogar a miles de brasileños.

 

Leave a comment »

Terremoto en Concepción 1960 Chile

Terremoto en Concepción

Mapa del epicentro del terremoto del 21 de mayo de 1960, en las cercanías de Curanilahue.

Antes del amanecer del sábado 21 de mayo de 1960, a las 06:06, un fuerte sismo sacudió gran parte del sur de Chile. Se registraron 12 epicentros en la costa de la península de Arauco, actual Región del Biobío. El movimiento tuvo una magnitud de 7,75 en la escala de Richter y de VII en la escala de Mercalli, afectando principalmente la ciudad de Concepción, Talcahuano, Lebu, Chillán y Angol y fue percibido entre el Norte Chico y la zona de Llanquihue.

El primer movimiento telúrico produjo el derrumbe del puente carretero de 2 km de largo sobre el río Biobío, que comunicaba a la ciudad de Concepción con Coronel, Lota y la provincia de Arauco. A las 6:33, un segundo movimiento similar al anterior, sacudió la zona y derrumbó las construcciones deterioradas por el primer terremoto. Sin embargo, no hubo víctimas fatales ya que gran parte de la población había evacuado los hogares por miedo a los derrumbes.

Las comunicaciones telefónicas desde Santiago de Chile al sur estaban interrumpidas y las primeras noticias de la situación se conocieron por los informes del periodista Enrique Folch que había captado señales de radioaficionados desde la zona de la tragedia. El presidente Jorge Alessandri inmediatamente suspendió las ceremonias en honor al Día de las Glorias Navales, y el tradicional mensaje del Presidente a la nación desde el Congreso Nacional.

El gobierno chileno comenzó inmediatamente a solicitar ayuda a las zonas del país que no habían sido afectadas y a la comunidad internacional, mientras la lluvia caía con fuerza y un tercer terremoto en la tarde azotaba las ciudades afectadas. Los cortes en los tendidos eléctricos produjeron diversos incendios y las cañerías de agua potable se rompieron. A pesar de que muchas edificaciones estaban completamente destruidas por el interior, sus fachadas se mantenían prácticamente intactas.

Terremoto en Valdivia  

Mientras Chile organizaba la ayuda a los habitantes de Concepción y las ciudades cercanas, una tragedia aún peor estaba por ocurrir. A las 14:55 del día domingo 22 de mayo de 1960 se produjo un movimiento sísmico cuya máxima magnitud llegó hasta los 9,5 grados en la escala de Richter[1] y tuvo una duración de 10 minutos aproximadamente. Estudios posteriores afirmaron que dicho movimiento en realidad fue una sucesión de más de 37 terremotos cuyos epicentros se extendieron por más de 1350 km. El cataclismo devastó todo el territorio chileno entre Talca y Chiloé, es decir, más de 400.000 km².

La zona más afectada fue Valdivia y sus alrededores. En dicha ciudad, el terremoto alcanzó una intensidad de entre XI y XII grados en la escala de Mercalli. Gran parte de las construcciones de la ciudad se derrumbaron inmediatamente, mientras el río Calle-Calle se desbordaba e inundaba las calles del centro de la ciudad. En el puerto de Corral, cercano a Valdivia, el nivel del mar había subido cerca de 4 m antes de comenzar a retraerse rápidamente cerca de las 16:10, arrastrando a los barcos ubicados en la bahía (principalmente los navíos «Santiago», «San Carlos» y «Canelos». A las 16:20, una ola de 8 m de altura azotó la costa chilena entre Concepción y Chiloé a más de 150 km/h. Cientos de personas fallecieron al ser atrapados por el maremoto que destruyó pueblos en su totalidad. Diez minutos después, el mar volvió a retroceder, arrastrando las ruinas de los pueblos costeros para nuevamente impactar con una ola superior a los 10 m de altura. Los navíos fueron completamente destruidos a excepción del «Canelos» que quedó encallado luego de ser arrastrado por más de 1,5 km.

La onda expansiva comenzó posteriormente a recorrer el océano Pacífico. Casi quince horas tras el evento en Valdivia, un maremoto de 10 m de altura azotó la isla de Hilo, en el archipiélago de Hawái, a más de 10.000 km de distancia del epicentro, provocando la muerte de 61 personas. Similares eventos se registraron en Japón, las Filipinas, Rapa Nui, en el estado de California, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Samoa y las islas Marquesas.

 

Leave a comment »