Archive for febrero, 2012

Mujer, Rigoberta Menchú

Rigoberta Menchú    

Año tras año crece la celebración del Día Internacional de la Mujer. Vale la pena preguntar: ¿Qué se sabe sobre este día? ¿Por qué es necesario este tipo de homenaje? Si bien desde todas las geografías y tiempos, la mujer ha sido tratada en forma desigual con respecto al hombre, también lo es, el hecho de cada vez más su importancia se está reconociendo y protegiendo. A pesar de esto, tristemente se puede decir que no existe lugar ni en Oriente ni en Occidente, en donde ella no haya padecido un sin número de injusticias.

Si nos detenemos a mirar la historia, la voz femenina ha sido durante varios siglos la gran ausente, salvo en contadas excepciones, ella se ha convertido en protagonista. Sin embargo, esta realidad está cambiando, desde mediados de siglo XX, muchas mujeres empezaron abrir caminos de recuperación no sólo de su identidad y valía, sino también de sus derechos y libertades.

Desde la antigüedad, su vida fue utilizada y ofrecida a diversos ritos milenarios, aún hoy se ve reducida a una mercancía de intercambio. Es pertinente cuestionar, ¿por qué el ser humano oprime a otro? ¿Por qué a la mujer siempre se le han impuesto prohibiciones, estéticas, roles, comportamientos, reglas? Los cambios son paulatinos; en la actualidad, muchas son apedreadas, condenadas a morir lapidadas, mutiladas, convertidas en esclavas; sus vientres han sido utilizados para perpetuar poderes, odios e infamias.

De la maternidad se ha hecho su principal forma de valoración social. Pero, ¿qué pasa con las que nos son madres? ¿No existen? Más allá de una obligación social, familiar, moral o económica, la mujer está luchando por su libertad y autonomía, pues desea tener la posibilidad de crear y elegir su propia vida. ¿Es esto posible?

En países como Colombia, hay niñas con niños; gran parte de las madres son cabezas de familia; ellas son campesinas, empleadas de hogar, vendedoras ambulantes, tejedoras, obreras, secretarias, enfermeras, profesoras… Ellas saben de su infinita capacidad para amar y para servir. Sueñan con deshacer las cadenas de la desigualdad que durante siglos ha predominado.

Aunque los tiempos han cambiado, desafortunadamente también en este siglo, la población femenina sigue siendo las principal víctima de todo tipo de violencias físicas y psicológicas. Las violaciones son noticia de todos los días y no distinguen edad, credo, condición económica, raza… Por citar un ejemplo de esta problemática, observen los feminicidios de Ciudad Juárez.

Al parecer, todas están expuestas a ser el blanco de abusos de toda índole. Es hora de transformar la mentalidad machista que la limita y la condena; es preciso denunciar los atropellos y no callar más. Históricamente se han construido diversos estereotipos de invisibilidad, vergonzosamente se han escondido sus virtudes y se ha ocultado su valía. Reconocida como madre, prostituta, bruja o santa; durante siglos esclava y analfabeta; ahora intenta dar un giro a su existencia y hacer de tantas lágrimas derramadas una tierra fértil, desde donde construir una nueva mirada, otra infancia y forma de convivencia. Ojala la humanidad evolucione a un ser capaz de reconocer al otro desde su integridad y que los derechos no sean privilegio de un género sino una realidad para todos y todas. Quizá algún día, se tenga clara conciencia del valor sagrado de cada vida. Es hora de que hombres y mujeres se involucren para descubrir la vida como un regalo digno.

Sin embargo, en el otro lado de la historia, en parte oculta, siempre han existido mujeres singulares, que sólo hasta el siglo XX están saliendo a relucir. Es urgente recuperar aquellas historias olvidadas y reescribir una historia incluyente de todos aquellos seres que el poder patriarcal ha dejado por fuera. En la ilimitada lista de mujeres excepcionales se rescatan muchos nombres.

En tradición misógina existen numerosas condenas que padecieron grandes creadoras como la poetiza Safo, quien se atrevió a expresar libremente sus sentimientos. La sabia griega Hipatia, matemática, astrónoma, botánica, filósofa, maestra, directora de la célebre biblioteca de Alejandría, muerta en forma cruel por el delito de amar el saber.

Las santas Santa Teresa de Jesús, la madre Caridad Brader, la madre Teresa de Calcula. Ellas encarnaron el misterio del amor hecho realidad y belleza de corazón; su lección trascendente fortalece la vida espiritual, sin la cual no existiría ningún equilibrio.

Grandes científicas como la premio nobel Rita Levi. Artistas brillantes como Louis Bourgeois, Doris Salcedo, Violeta Parra, Mercedes Sosa. Escritoras luminosas como Tony Morrison, Doris Lessing, Alejandra Pizarnik, Virginia Wolf, Clarice Lispector. Pensadoras que han cuestionado el papel del ser desde otra mirada como las sin igual Simone de Beauvoire, María Zambrano, Hélene Cixous, Luisa Muraro y tantas, tantas otras. Tantas mujeres anónimas que día a día se encargan de sostener al mundo gracias a su cariño, dedicación y entrega, para ellas va este especial homenaje. A todas gracias. Gracias por existir y por señalar otros caminos, caminos de fe, esperanza, caridad y entrega.

Hoy es más que una simple fecha, aunque la tendencia sea la de vincular el 8 de marzo con el incendio ocurrido en 1908 en una fábrica de New York, el cual fue provocado por el empresario de Cotton, como reacción a la huelga por parte de un grupo de trabajadoras del sector textil que exigían mejoras laborales; en el hecho murieron 129 obreras. Pronto las feministas tomaron este ejemplo para reivindicar la lucha de las mujeres, especialmente en lo concerniente a un trato justo en el mundo obrero.

Asombrosamente historias parecidas se siguieron repitiendo, por eso, para no olvidar y para no seguir reproduciendo ese tipo de infamias, desde 1958 se universaliza dicho día. Fue Clara Zetkin (1857-1933), líder de movimiento alemán de mujeres socialistas, quien en 1910 propone esta celebración; una de las finalidades era conseguir el derecho al voto. Al respecto, es pertinente recordar que la primera celebración se llevó a cabo simultáneamente en diversos países (Austria, Alemania, Suecia, Dinamarca), un 19 de marzo de 1911, pero sólo hasta 1920, en Estados Unidos el sufragio femenino se convierte en realidad.

Según lo constatan los testimonios, es en 1914 cuando se conmemora en Alemania, Rusia y Suecia el 8 de marzo. Es obvio pensar que influyen diversos factores como la llamada Revolución Rusa (1914); posteriormente, según el calendario occidental, un 8 de marzo de 1917 hubo una revuelta por falta de alimentos, liderada por las mujeres rusas. Este último fenómeno contribuyó mundialmente a definir el día y el mes que nos ocupa.

1975 es declarado según la ONU el año Internacional de la Mujer. Aquí se intenta esclarecer el origen, pero al parecer, se desconocen ciertos acontecimientos. En la actualidad está dentro de las políticas del milenio de todos los gobiernos conceder prioridad a la problemática de las mujeres. Desde el siglo XX también se vienen gestando distintos debates que versan sobre la identidad, el género, la igualdad, etc. Sobre estos asuntos, es posible distinguir diversas posturas, lo importante es que la humanidad está dando un giro que hace un llamado al autoconocimiento y a formas de convivencia más sanas.

Pensadores como Emil Cioran, no dudaron en señalar que el grado de evolución de una sociedad se evalúa de acuerdo a la calidad de vida que se brinda a las mujeres. Aún existen muchas desigualdades y precariedades, las transformaciones cualitativas son lentas, por eso, este día de celebración es necesario para:

• Dar el lugar a aquellas que nunca han sido las protagonistas de la historia oficial, pero sí de la vida cotidiana.

• Reconocer la infinita capacidad de amar, nutrir y velar por la vida de las madres, hijas, hermanas, esposas, amigas, religiosas, artistas, científicas…

• Crear memoria de los desaciertos y aciertos humanos.

• Conseguir igualdad en cuanto a los derechos ciudadanos.

• Cambiar la mentalidad machista que oprime tanto a la mujer como al hombre

• Respetar la diferencia de cada ser y valorarlo desde su unicidad.

• Desmitificar la visión errónea sobre el ser mujer y lo femenino.

• Poner freno al maltrato y la violación constante que sufren las mujeres. Cada irrespeto hacia su ser constituye una vulneración de los derechos humanos.

• Celebrar también el derecho a una vida digna.

• Construir relaciones de convivencia desde el reconocimiento, la libertad y el respeto.

Como se ha observado, la participación de la mujer es invaluable y va más allá del ámbito doméstico; una de sus principales tareas ha sido, es y seguirá siendo, la de construir y alimentar el orden simbólico de los afectos; tarea que la dignifica y la eleva. Ella sin lugar a dudas, constituye la base esencial no sólo de la familia, sino de la sociedad, la economía, y en general, de todo el bienestar humano, pues se encarga de tejer mundos de protección vital. Queda claro entonces que este es sólo un merecido homenaje, pero el compromiso con ella debe hacerse evidente en cada instante de la vida.

Anuncios

Leave a comment »

Centroamérica: Violencia y Corrupción

Centroamérica: violencia y corrupción

La escalada de violencia que sufre Centroamérica por el narcotráfico alcanzó niveles “alarmantes”, agravada por la

 corrupción, la pobreza y la desigualdad, advirtió este martes el informe anual de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) de la ONU. La violencia de “organizaciones de narcotraficantes, bandas transnacionales, pandillas locales” y otros grupos “ha alcanzado niveles alarmantes que no tienen precedentes”, sobre todo en Guatemala, Honduras y El Salvador, advirtió.

“La pobreza, la desigualdad social y la ausencia de oportunidades económicas para los jóvenes, así como la emigración, son factores que han permitido que el narcotráfico prospere en la región”, señaló el informe de 2011.

Cerca de 90% de la cocaína que llega a Estados Unidos pasa por México y Centroamérica, puente natural de la droga que va de Suramérica a Norteamérica, indicó JIFE.

Centroamérica, con casi 50% de sus 45 millones de habitantes en la pobreza, cobra cada vez “más importancia como zona de reexpedición” y es actualmente “una de las zonas más violentas del mundo”, lamentó.

“El valor añadido de la cocaína que atraviesa el corredor de América Central podría aproximarse al 5% del Producto Interno Bruto” -de unos 135.000 millones de dólares- señaló el estudio, al medir el gran peso del narcotráfico en las pequeñas economías de la región.

El problema de la droga se agrava, añadió, por la debilidad de las instituciones estatales como la policía -por ejemplo en Honduras- carcomidas por la corrupción, a su vez alentada por el poder y la disponibilidad de fondos del narcotráfico.

“Existen pruebas de que la corrupción aumenta con el tráfico de drogas e influye negativamente en los sistemas de justicia penal de determinados países de América Central”, señaló.

Según el Banco Mundial, la corrupción, junto con la delincuencia, es uno de los principales obstáculos que frenan la productividad y el crecimiento en Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá, recordó JIFE.

“El tráfico de drogas, la violencia juvenil y las pandillas callejeras, junto con la amplia disponibilidad de armas de fuego, han contribuido a elevar cada vez más las tasas de delincuencia” en la región, aseveró.

Según el informe, en Centroamérica operan más de 900 maras (pandillas), que tienen más de 70.000 miembros, y las cifras de homicidios llegan a tasas de 82 por cada 100.000 habitantes en Honduras, 65 en El Salvador y 40 en Guatemala.

Esos tres países, principalmente Guatemala, sufren una ola de violencia, en gran parte por la penetración de cárteles de narcotraficantes como el mexicano Los Zetas.

Leave a comment »

Programa Hambre Cero

Programa Hambre Cero necesita Q2 mil 87 millones para funcionar

El Organismo Ejecutivo necesita Q2 mil 87 millones para implementar el programa Hambre Cero, que apunta a disminuir la desnutrición que afecta a uno de cada dos niños en el país.

San Juan Atitán, Huehuetenango, es el municipio con más desnutrición en el país, y alcanza el 91 por ciento. El 16 de febrero, el Ejecutivo prevé firmar el pacto contra el hambre en esa localidad.

POR LEONEL DÍAZ ZECEÑA

La situación es complicada, ya que de momento solo se han ubicado espacios presupuestarios.

Según el análisis del Ministerio de Finanzas, el 81% de esos recursos —Q1 mil 708.9 millones— saldrá del Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV), pese a que este afronta problemas financieros.

Con una deuda histórica sin respaldo presupuestario que supera los Q11 mil millones, el CIV puede carecer de solvencia para aportar los fondos.

“Está previsto y como cuota presupuestaria, pero la situación del Estado ha sido caótica y quedó tan mal que es una cifra, pero aún no tenemos el dinero real”, afirmó Luis Enrique Monterroso, quien dirige la Secretaría de Seguridad Alimentaria (Sesan).

Otras entidades que se prevé aporten fondos son los ministerios de Ambiente, con Q10.2 millones, y de Finanzas, con Q5 millones. También, el Instituto de Fomento a Municipalidades, con Q358 millones; la Secretaría de Coordinación Ejecutiva de la Presidencia, con Q2 millones, y la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres, con Q2.6 millones.

“Será difícil conseguir el dinero, porque el CIV está desfinanciado y en un desorden total. El programa Hambre Cero es algo bueno, pero hay que analizar si es factible”, señaló Nicholas Virzi, director de la carrera de Economía Empresarial de la Universidad Rafael Landívar.

Instalan consejo

Ayer sostuvo la primera reunión el Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Conasan), dirigida por la Vicepresidencia.

“Ahora será coordinado; allí están los recursos de varios ministerios y secretarías, y lo que hacemos es alinear a instituciones para que la respuesta sea dentro del programa Hambre Cero”, dijo a la salida de la reunión el presidente Otto Pérez Molina.

El mandatario también refirió que la primera disposición fue aceptar el fallo judicial en el cual se multa con Q4 mil a los integrantes del Conasan por no combatir la inseguridad alimentaria.

“El Gobierno aceptará las responsabilidades; no defenderemos lo indefendible, ya que el gobierno pasado permitió que murieran niños por hambre, y no queremos que eso nos suceda”, añadió.

El 16 de febrero se prevé un viaje del gobernante a San Juan Atitán, Huehuetenango, que es el municipio con más desnutrición en el país —91.4%—. El promedio nacional es de 46%.

Allí se anticipa la firma del pacto contra el hambre.

Estrategia

Pérez Molina comentó que se prevé atender a más de un millón de niños que tienen desnutrición crónica y más de 12 mil con deficiencias alimentarias agudas.

Esas acciones van desde dotar a familias de opciones productivas para que mejoren su economía hasta un adelanto en sus condiciones de vida, como higiene, salud y educación.

Entre los programas previstos figuran el de Los Mil Días, que apunta a prevenir la nutrición desde la etapa fetal, hasta los 2 años de vida.

La inversión prevista es de Q104 millones 700 mil, y podría beneficiar a 701 mil familias en todo el país.

Además, analizan la venta de harina fortificada.

Efraín Medina, ministro de Agricultura, aseguró que el referido plan empezará en ocho días; pero Monterroso explicó que falta analizar el programa y que posiblemente no lleve el nombre de “súper tortilla”.

El secretario de Seguridad Alimentaria añadió que un grupo de técnicos analizará la conveniencia y dará su opinión la próxima semana.

Realidad nacional

Guatemala es uno de los países con mayor desigualdad del mundo; además, no produce los granos suficientes para satisfacer la demanda.

La dieta básica de maíz y frijol, en el 2007, solo cubrió el 73% de la demanda del primer grano y el 31% del segundo, según el Tercer Informe de Avances en el Cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Según la Ficha Técnica sobre Desigualdad en Oportunidades Económicas en Guatemala del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD-2008), el 80% de la tierra productiva —apta para la explotación agrícola intensa— continúa en manos del 5% de los productores, como lo ha sido desde la mitad del siglo pasado.

Las estructuras eminentemente agrícolas explican que la población rural es del 61% del total y el 80% de ella sea pobre, según el informe.

Aunque el sector agrícola representa solo el 10% de la producción total del país, constituye el 40% de las exportaciones. Además, el agro ocupa el 50% de la fuerza de trabajo; del resto, el 35% labora en servicios y el 15% en la industria.

El problema aumenta porque, en promedio, las personas más ricas —alrededor del 10% de la población— obtienen de ingresos en un año lo que el más pobre —alrededor del 20%— ganará en el transcurso del 70% de su vida, señala el PNUD.

Leave a comment »

DIÁLOGO‏

 

 

No sé muy bien de dónde ni por qué, pero en algún momento de la comida de Año Nuevo salió el tema del Vaticano y de los obispos, de eso que indebidamente se llama “la iglesia”. Yo estaba sentado frente a tres de nuestros 20 sobrinos, tan distintos de nosotros y entre sí, todos ellos encantadores: Josu, Mikel y Xabier. Tienen, los tres, entre 18 y 28 años.

 
Quise provocarles un poco, a ver hasta dónde llegábamos. Y no se me ocurrió otra cosa que lanzarles una pregunta tan extravagante como el último desatino de algún obispo que seguramente estaba en el origen de aquella conversación: “¿Se os ha ocurrido alguna vez ser curas, o frailes, ir al seminario?”. El más tímido de los tres sonrió amablemente, el más desenvuelto hizo algún aspaviento, el más divertido soltó una carcajada. “¿Tan disparatado os parece? –insistí–.  Pues poned las condiciones que pudieran hacer el oficio de cura algo interesante para vosotros. Tú, por ejemplo, Xabier, si te dejaran seguir y vivir con tu novia, podrías ser un buen cura para los jóvenes de Azpeitia. ¿No?” (Xabier es un chico juicioso, responsable, y muy agradable). Arrugando la frente y levantando las cejas, como suele, respondió con su habitual franqueza: “Puff…, la verdad, no me parece una vida muy divertida”.

No era la vocación clerical de mis sobrinos lo que me interesaba, y avancé un poco: “Bueno, pero la religión… ¿no creéis nada de la religión?”. Josu, el más joven de los tres, con su carita de bueno, alegre y espabilado como es, se apresuró a responder: “Yo no, nada”. Pero, a su lado, Mikel intervino con su característica ponderación y calma: “Depende”.  “¿Cómo que depende?”, le repuse. Mikel parece muy tímido, pero no lo es tanto, y el primer día de este año descubrí lo inteligente y agudo que es, además de muy modesto, y lo muchísimo que sabe de todas las ciencias. “Depende –se explicó– de lo que entiendas por religión”. “¡Oh, qué interesante! –dije yo–. De modo que ‘religión’ puede significar más de una cosa… Explícate un poco”. Mikel siguió: “Pues, por ejemplo, yo no creo que haya un dios ahí arriba, y que creó el mundo, y todas esas cosas que dicen…”.

Ya nos habíamos lanzado y podíamos seguir, como sobre una barquichuela en alta mar, o sin barquichuela. Dije a Mikel: “Seguramente tienes razón, seguramente no existe por ahí un dios como dices, que haya creado el mundo así, de repente y desde fuera. Pero todo lo que existe, existe por algo, ¿no? ¿Y por qué existe este mundo tan maravilloso? ¿Cómo, por qué, por quién?”. “Dicen –respondió Mikel– que el universo nació del vacío cuántico. Es una ecuación matemática que se puede explicar”. Me dejó aturdido.

“Sí, algo me suena… –repuse–. Pero bueno, de la nada no puede salir nada, ¿verdad?”. Mikel asintió. Y proseguí: “Y ese vacío cuántico no pudo ser una pura nada, ¿verdad?”. “No, por supuesto, el vacío no significa que no haya nada –concedió Mikel sin perder su tímida y decidida parsimonia–. En ese vacío habría algo, pero ese algo también sería algún tipo de materia. Todo lo que hay es materia. También en nosotros es así. Todos los átomos de nuestro cuerpo (hidrógeno, carbono, oxígeno, silicio…) se formaron en las reacciones que se dieron dentro de las estrellas. Venimos de ahí. Somos eso. También nuestras neuronas, son eso: materia. Y algún día, observando el cerebro de alguien, seremos capaces de saber lo que está pensando o sintiendo”.

“Me parece muy posible –dije yo–. Nada es sin eso que llamamos ‘materia’, aunque no sabemos muy bien qué es la materia. No sabemos ni si está compuesta de partículas o de ondas. Por supuesto, el pensamiento y el sentimiento son gracias a la materia, emergen de ella, pero ¿te parece que la emoción que sientes tú al escuchar una música maravillosa o al ver la sonrisa de tu novia no es más que tus neuronas? De la materia surge la vida, pero ¿la vida no es algo ‘más’ que los átomos? ¿La belleza no es algo más que su soporte físico? Tus ‘ideas’ y tus emociones brotan de la materia, de las neuronas, de sus complejas conexiones, pero ¿no son algo ‘más’ que neuronas físicas?”. “Pues sí…”, asintió Mikel con aire reflexivo. Yo seguí: “¿Pero qué es, entonces, esa materia de la que puede surgir la forma, la vida, la belleza, el pensamiento, la ternura?”. Mikel, primero, calló. Luego encogió los hombros y dijo muy serenamente: “Pues no sé”.

Yo tampoco, Mikel. Nadie lo sabe. Pero es maravilloso, ¡a que sí! Tal vez eso tenga que ver con lo que llamamos “Dios”. “Dios”, tal vez, tenga que ver con ese misterio del ser, con esa matriz o materia, con el Origen eterno o el Todo insondable, y tal vez sea como un océano inmenso que nos alberga o un inmenso corazón que late dentro de cada corazón y de cada átomo. Para mí, la religión es fundamentalmente reconocer el misterio de la realidad con gratitud y respeto, vivir en confianza y respeto, llenarlo todo de bondad y de respeto.

Llegados a ese punto de silencio, me atreví a plantear otra pregunta, una pregunta que a todos nos duele: “Y la muerte… ¿qué será? ¿Qué creéis que pasará después de esta vida?”. Josu, que seguía atento, hizo en silencio un movimiento horizontal con sus manos, como diciendo: “Se acabó, todo se acabó”. Su rostro no había perdido vivacidad, pero sus ojos reflejaban una pena profunda. Era el primer Año Nuevo que celebrábamos sin ella, la añorada madre, la querida abuela.

Yo, compartiendo su zozobra, pregunté todavía: “¿Nada? ¿Pero existe la nada? ¿Conoces algo que se convierta en nada? La flor que se muere ¿se convierte en nada? La música bella que tú tocas en la banda, cuando dejas de tocarla, ¿se convierte en nada? Tu querida abuela, ahora, ¿es nada?”. De nuevo intervino Mikel con toda su calma: “Los que se mueren no se convierten en nada, se transforman en otras cosas, pero dejan de ser lo que eran. Al disolverse el soporte material, se disuelve y desaparece la forma, la persona”. A mí tampoco me quedaban ya argumentos, sino solo preguntas, y alguna imagen, frágil como la memoria: “¿Será tan seguro, Mikel, que desaparece del todo la forma, o la persona, o la abuela, cuando se disuelve el soporte material o el ‘cuerpo’? Tú eres ingeniero en informática: ¿En qué se convierte una bella canción que acabas de escuchar o la fresca risa de tu novia que acabas de mirar en el ordenador cuando lo apagas? Ahí está en la memoria, en esos circuitos eléctricos que parecen tan fríos. ¿Y si hubiera una inmensa memoria cósmica y cálida como un gran corazón que guarda vivas todas las formas, todas las canciones, todas las risas, a todas las abuelas? Y ¿si Dios fuera esa inmensa memoria, ese inmenso corazón, donde el pasado y el futuro son el mismo presente?”.

¿Y si la religión no fuera dar respuestas, sino mantener siempre abiertas todas las preguntas con reverencia, compasión y confianza?

José Arregi

(Publicado en el Diario DEIA)                                                               

                                                                                                                     

Para orar

AGUSTINIANO

«Ámame más, Señor, para quererte».
Búscame más, para mejor hallarte.

Desasosiégame, por no buscarte.
Desasosiégame, por retenerte.

Pódame más, para más florecerte.
Desnúdame, para no disfrazarte.
Enséñame a acoger, para esperarte.
Mírame en todos, para en todos verte.

¡Por los que no han sabido sospecharte,
por los que tienen miedo de encontrarte,
por los que piensan que ya te han perdido,

por todos los que esperas en la muerte,
quiero cantarte, Amor, agradecido,
porque siempre acabamos por vencerte!

(Pedro Casaláliga)

 

Leave a comment »