Archive for enero, 2013

Costa Concordia, un año del naufragio

Barco

Este domingo marca el primer aniversario de uno de los desastres más estremecedores de los últimos tiempos: el naufragio del crucero Costa Concordia. Aquel fatídico 13 de enero, 32 personas fallecieron frente a las costas de la isla de Giglio, al sur de la península itálica, curiosamente tres meses antes del centenario del naufragio del mítico Titanic.

El buque gigante, que transportaba 4.229 personas de 60 nacionalidades, chocó hace un año durante una noche fría contra los arrecifes causando la muerte de 32 personas, dos de las cuales siguen desaparecidas, sin que sus cuerpos hayan sido encontrados.

Encallado frente a la isla mediterránea, el enorme crucero yace semihundido sobre un lado a la espera de que un equipo de expertos inicie, probablemente en septiembre, la compleja e inédita operación de rescate para enderezarlo y trasladarlo entero a un puerto italiano.

En Lima y en Manila, capital de Filipinas, han sido programadas dos misas para este domingo, cuando todas las oficinas y embarcaciones de la compañía de navegación izarán sus banderas a media asta

.

De las treinta víctimas identificadas, doce son de nacionalidad alemana, seis francesa, seis italiana, dos estadounidense, una húngara, una española y una peruana, Érica Soria, quien será recordada por siempre como la heroína que dio su vida para salvar a un anciano.

Las historias del caos y el terror contadas por los sobrevivientes, entre los que se encontraban muchos peruanos que formaban parte de la tripulación, fueron una fuerte de llamada de atención para la industria de cruceros que durante años vendió la idea de seguridad como principal valor agregado de la experiencia en el mar. Aparentemente esta falsa idea de seguridad hizo que la industria olvidara los procedimientos de seguridad en caso de desastres marítimos

Sin embargo desde entonces, las cosas han mejorado. En los últimos 12 meses, los organismos de cruceros de la industria, tanto en América del Norte como Europa, han implementado nuevas medidas de seguridad. Por ejemplo, los ejercicios de seguridad ahora deben realizarse antes de que el barco zarpe en lugar de un plazo de 24 horas, como había sido el caso

De igual manera, a los visitantes ya no se les permite visitar el puente de mando durante las maniobras. Así mismo, la tripulación debe estar entrenada para bajar un bote salvavidas cuando esté lleno de gente en lugar de vacío y a almacenar los chalecos salvavidas cerca de los botes en vez de únicamente las cabinas de pasajeros

Errar es humano: Un informe realizado por la empresa aseguradora Allianz destaca que el error humano sigue siendo una de las principales causas de incidentes en el mar y en el caso del desastre del Costa Concordia, esto no es la excepción.

El Dr. Sven Gerhard, experto de AGCS, explica: Algunos armadores de buques comerciales, como graneleros o cargueros, consideran que tienen poco dinero para invertir en el mantenimiento de los buques y en la formación de la tripulación.

En este sentido, la nueva regulación se centra en los errores humanos. La Convención sobre el Trabajo Marítimo (2006), que entrará en vigor a finales de 2013, ayudará a mejorar la seguridad al abordar cuestiones sobre las condiciones de trabajo de los marineros. Además, los barcos de transporte de pasajeros han sido el centro de atención durante todo el año tanto en la Organización Marítima Internacional, como en la industria de los cruceros, que han tomado medidas para endurecer la regulación y mejorar continuamente la operatividad.

capital

El capitán Francesco Schettino, principal imputado por el naufragio del crucero Costa Concordia, ha lamentado que la descripción que se ha dado de él es peor que la de Osama bin Laden. “El sentimiento que ha marcado este último año ha sido el del tormento por lo sucedido la noche del 13 de enero (de 2012). Es un dolor sincero, desde lo más hondo de mi corazón”, afirmó Schettino, en una entrevista publicada hoy por el diario “La Stampa”.

Acusado de los delitos de homicidio involuntario, naufragio y abandono de nave, Schettino insistió en que la maniobra que realizó de acercarse a las costas de la isla del Giglio como gesto de homenaje era una “práctica generalizada”, a pesar de que el código de navegación prohíbe acercarse más de 5 millas a tierra firme. “No quiero señalar a nadie con el dedo pero esa noche no recibí las indicaciones precisas y exactas. Yo pude haber fallado pero no estaba solo” añadió. Asimismo, Schettino se preguntó por qué el resto de oficiales que estaban a bordo el día de la tragedia no están experimentando la misma persecución que él.

Con respecto a la acusación de abandono de la nave, Schettino mantuvo que no quiso abandonar el barco en ningún momento e insistió en que hizo todo lo posible para lograr que el crucero encallara cerca de la costa. Ante las acusaciones que mantienen que el comandante pudo haber bebido la noche del incidente, Schettino declaró que él nunca se había emborrachado y mucho menos había consumido droga.

Por último, el comandante aseguró que su intención no es la evadir responsabilidades, aseveró que confía plenamente en la justicia y volvió a dar el pésame a todas las familias que se vieron damnificadas por el accidente del Costa Concordia. (Fuente: Agencias)

get

Anuncios

Leave a comment »