Archive for Cambio Climático

Lucha por no Morir de Hambre

San Marcos

Comitancillo lucha por no morir de hambre

Más de 76 mil personas residen en Comitancillo, San Marcos, lugar de belleza natural y pintoresco por sus calles de tierra y casas de adobe; sin embargo, el 60 por ciento de la población afronta extrema pobreza y ese es uno de los municipios más afectados por la desnutrición.

Por Oscar Felipe Q. y Aroldo Marroquín

14 de Febrero de 2017 a las 16:17h

Josefa Pérez y el pequeño Urías, de 6 años, quien padece desnutrición, cuidan el pequeño rebaño de ovejas de la familia, en La Libertad, Comitancillo. (Foto Aroldo Marroquín).
Josefa Pérez y el pequeño Urías, de 6 años, quien padece desnutrición, cuidan el pequeño rebaño de ovejas de la familia, en La Libertad, Comitancillo. (Foto Aroldo Marroquín).

El año pasado, en el municipio se reportó la muerte de seis menores de 5 años, de 24 registradas en todo el departamento, según Jorge Echeverría, delegado en San Marcos de la Secretaría de Seguridad Alimentaria (Sesán).

En todo el país fue confirmada la muerte de 146 niños en el 2016, pero Comitancillo fue el que más decesos reporta, con seis casos, y supera a La Tinta, Alta Verapaz, con cuatro; y Conguaco, Jutiapa; El Estor, Izabal; y Concepción Tutuapa, San Marcos, con tres cada uno.

En Comitancillo, donde el 80 por ciento de la población habla mam, los niños son vulnerables a la desnutrición debido a varios factores. Uno de estos es la sequía, que afecta los cultivos, así como el alcoholismo de padres y madres, señaló Echeverría.

“Es un problema cultural y hay familias que rechazan la ayuda. Pero desde la Sesán trabajamos para cambiar el comportamiento alimentario de los vecinos, para evitar más casos de desnutrición infantil”, señaló Echeverría.

En las 82 comunidades de ese municipio, los vecinos se alimentan de manera similar: tamalitos y tortillas de maíz, acompañadas con frijoles y hierbas.

Feliz Matías, de Tuilelén, Comitancillo, contempla el maíz que obtuvo su familia en la última cosecha. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín).
Feliz Matías, de Tuilelén, Comitancillo, contempla el maíz que obtuvo su familia en la última cosecha. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín).

Lucha contra el mal

Pero muchos pobladores de Comitancillo no se quedan de brazos cruzados y buscan alternativas para contrarrestar ese mal.

Muchos padres de familia migran a fincas en Chiapas, México, en busca de trabajo, para ganar dinero que ayude a cubrir los gastos básicos: alimentación, vestuario y salud. Otros siembran frijol y maíz para garantizar la seguridad alimentaria, mientras que las mujeres se dedican al pastoreo de ovejas y a la recolección de la cosecha.

Echeverría añadió que este año se implementarán huertos en hogares, una iniciativa que impulsará la Mesa Técnica contra la Desnutrición.

Elvira Agustín, vecina del caserío El Edén, es responsable de cuidar a sus hijos, Miguel y Anahí. Contó que su esposo trabaja en una finca, en Chiapas, y le envía dinero para comprar alimentos.

Agustín recuerda con dolor a su pequeño Sebastián, quien fue víctima de la desnutrición. “Él era delgadito. Llegó a pesar 12 libras y tenía 18 meses. Aún vivo la tristeza porque la pobreza nos está matando”, exclamó.

La madre criticó que la ayuda que da la Municipalidad la entrega a gente que tiene dinero. “¡Es una injusticia!”, lamentó.

Leonidas Guzmán, quien vive en Tuilelén y es padre de tres niños, dijo que mantiene a su familia con base en trabajos agrícolas; sin embargo, el dinero alcanza solo para comprar maíz.

“Mi hijo Herber tiene 12 años y padece de varias enfermedades. Se ve sanito, pero es todo lo contrario, está desnutrido”, dijo Guzmán, quien este año tiene planificado sembrar maíz y frijol.

Josefa Pérez, de 58 años, vive en La Libertad y manifestó que su pequeño Urías, 6, padece de desnutrición aguda, pues solo es alimentado con tamalitos y tortillas. “Regularmente come un huevo al mes”, expuso.

Los hermanos Maicol —derecha— y Yeison López Pérez, de 7 y 8 años, respectivamente, a pesar de estar desnutridos trabajan con azadón en los terrenos secos de la aldea Tuilelén, Comitancillo, San Marcos. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín).
Los hermanos Maicol —derecha— y Yeison López Pérez, de 7 y 8 años, respectivamente, a pesar de estar desnutridos trabajan con azadón en los terrenos secos de la aldea Tuilelén, Comitancillo, San Marcos. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín).

Llevarán apoyo

Alfonso Reyna, delegado del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) en San Marcos, señaló que con base en un estudio que se efectuó, priorizarán la ayuda para mil 135 familias que viven en pobreza y pobreza extrema, y el número subirá si se agudiza la escasez de alimentos.

“Verificamos quiénes son las personas que están en los programas de ayuda a todo el departamento y nos hemos dado cuenta de que algunas no lo necesitan”, expuso Reyna. “En cambio, en Comitancillo hay un descuido, y eso no puede seguir así”, añadió.

Según reportes del Mides, el año pasado cinco mil 762 familias de ese municipio recibieron ayuda que consiste en Q300.

Basilio García, alcalde de Comitancillo, manifestó que la pobreza es un mal de males de este municipio y coincide con la opinión de que hay padres con alcoholismo que descuidan a su familia.

Luis Morales, delegado de la Procuraduría de los Derechos Humanos de San Marcos, expuso que las autoridades deben prestar atención al problema y las políticas municipales deben estar dirigidas a la búsqueda de mejoras de la vida de los habitantes.

Nehemías Santizo, jefe del Área de Salud en San Marcos, explicó que efectúan jornadas de salud y cuentan con medicamentos para evitar la diarrea, que propicia la desnutrición.

Leonidas Guzmán —izquierda— y su hijo Herber, de 12 años, padecen desnutrición. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín).
Leonidas Guzmán —izquierda— y su hijo Herber, de 12 años, padecen desnutrición. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín).

Problema nacional

La desnutrición afecta al 80 por ciento de niños del área rural del país, lo que significa que de cada 10 menores, ocho padecen de este mal, según Unicef.

El Ministerio de Salud reportó que los departamentos con el más alto índice de desnutrición son Alta Verapaz y San Marcos, y que de los 146 infantes que fallecieron en el 2016 en el país por ese flagelo, registró 24 decesos cada uno, seguidos por Huehuetenango, 17; y Escuintla, 10.

Ese ministerio y la Sesán registraron 12 mil 948 casos de desnutrición aguda en todo el país en el 2016, de los cuales, mil 153 pertenecen a San Marcos.

La lucha contra el hambre es una de las 14 promesas del presidente Jimmy Morales en su discurso de toma de posesión, en busca de reducir en 10% los casos de desnutrición crónica en el país, ya que actualmente el 46.5% de niños menores de 5 años padece ese problema, aunque se ha registrado una disminución del 11.4% en los últimos 20 años.

Efectos en Huehue y Alta Verapaz

A Santiago Martín Pérez y a sus tres hijos les dieron las 16 horas sin haber desayunado. Su esposa murió de cáncer y él no cuenta con trabajo. No tiene nada para dar a sus pequeños. Es una de las historias que viven muchas familias en San Andrés Huista, Huehuetenango.

La condición en que viven Pérez y sus hijos los han llevado a padecer de desnutrición, un mal que afecta a gran parte de la población de Huehuetenango. El Ministerio de Salud y la Sesán reportaron que en ese departamento hubo mil 23 casos de desnutrición aguda en el 2016  y que 17 niños murieron por ese flagelo.Pérez cuenta que para trabajar de jornalero debe caminar tres horas  y recibe entre Q35 y Q50 por día; sin embargo, por la ausencia de su esposa, no puede dejar solos a sus hijos, pues son pequeños.

Francisco Rocael Mateo Morales, delegado del Consejo de Pueblos de Occidente, afirmó que la desnutrición, en lugar de disminuir, se incrementa, lo cual está asociado a las condiciones de pobreza y pobreza extrema en la que viven las familias.

“Se percibe abandono de parte del Estado. La poca ayuda que viene a Huehuetenango es mal empleada, pues hay corrupción y clientelismo en la distribución de la asistencia social”, criticó Mateo.

Agregó que hay varios factores que causan ese problema, como la falta de trabajo, las deportaciones de guatemaltecos de Estados Unidos y el bajo precio del café, entre otros. “Las autoridades deben declarar al departamento en estado de emergencia”, recomendó.

Alta Verapaz también es otro de los departamentos más afectados por la desnutrición. En el 2016 murieron 24 niños menores de 5 años, cuatro de ellos en San Pedro Carchá.

 Los hijos de Santiago Martín Pérez esperan la hora de comer en su vivienda.
Los hijos de Santiago Martín Pérez esperan la hora de comer en su vivienda.

Por Mike Castillo

Anuncios

Leave a comment »

INDÍGENAS EN COLOMBIA

POBREZA Y EXCLUSIÓN SIGUEN CAUSANDO LA MUERTE POR HAMBRE DE NIÑOS(AS) INDÍGENAS EN COLOMBIA

vivienda_donde_vivia_el_nino-4
Publicado el Jueves, 03 Marzo 2016 09:47

Comunicados :“Pobreza y Exclusión Siguen Causando la Muerte por Hambre de Niños(as) Indígenas en Colombia.
No, no son nuestras prácticas tradicionales las que nos abocan a la muerte, no son nuestras costumbres y tradiciones las que han ocasionado y siguen ocasionando la muerte de miles de niños(as) indígenas a lo largo y ancho del territorio colombiano, no son nuestras 102 cosmovisiones las que nos tiene ad portas de la extinción física y cultural. No, no somos nosotros los pueblos indígenas quienes hemos decidido ver morir poco a poco a nuestros niños y niñas, a nuestras mujeres, a nuestros adultos mayores, así como tampoco decidimos vernos enfrentados al cruento conflicto armado que tiene lugar en nuestros territorios, a los mega proyectos que nos confinan, desplazan y enferman, a las bases militares ubicadas en zonas donde otrora se encontraban nuestros sitios sagrados o cultivos, al empobrecimiento derivado de políticas económicas que desconocen esas prácticas ancestrales que nos han permitido pervivir a través del tiempo, ni a la cruenta sequía derivada de los fenómenos climáticos algunos provocados por la devastación a la que hemos sometido a la madre tierra. No, no somos los pueblos indígenas los responsables de los procesos que nos llevan a la extinción física y cultural.

La muerte de niños indígenas como en el caso de los Wayúu, con un manejo mediático perverso, no es un hecho reciente. Ya hace años que distintas organizaciones nacionales e internacionales han producido informes que dan cuenta de la muerte por hambre de menores indígenas a lo largo y ancho del país, sin que se haya producido una respuesta estatal o gubernamental ni se hayan establecido responsabilidades en relación con estos crímenes.

Hace por lo menos dos años que una cifra escabrosa se hizo pública, sin que se tomaran medidas contundentes al respecto: la Organización Nacional Indígena de Colombia – ONIC, denunciaba cerca de 4000 niños(as) Wayúu muertos por desnutrición en un periodo de cinco años. Nada sucedió, la reacción generalizada no dio cuenta de tan escandaloso número, desafortunadamente el tema ha sido asumido como una coyuntura mediática amarillista y no como un problema estructural de respuestas urgentes y soluciones inmediatas.

Sin embargo este no es el único dato que debe suscitar la alarma generalizada del estado, los medios de comunicación y la sociedad en su conjunto: entre diciembre de 2013 y abril de 2014, se contaban 45 niños(as) Emberá Katío retornados al Alto Andágueda (Chocó), con edades entre los 0 y 8 años, muertos por enfermedades gastrointestinales sencillas y absolutamente previsibles. Entonces tampoco ocurrió nada, la respuesta institucional fue precaria y el componente de dignidad que implica todo retorno jamás se materializó; poco a poco, muchos de esos núcleos familiares decidieron gota a gota devolverse a las ciudades y a la mendicidad.

Ambos casos resultan emblemáticos para el movimiento indígena y para las organizaciones nacionales con asiento en la Comisión de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas (CDDHHPI), sin embargo estos solo son una muestra fehaciente de una situación generalizada, los dos observan canales comunicantes que atraviesan profundas omisiones en cabeza de entes estatales nacionales y regionales y de los órganos de control, absurdamente silentes frente a la cruenta realidad evidenciada; el sistemático incumplimiento de los compromisos adquiridos por la institucionalidad con los pueblos indígenas, la ausencia estatal, la falta de concertación de medidas, la corrupción puesta de presente recientemente en entidades tan importantes en la materia como el ICBF, la carencia de medidas idóneas de prevención que observen los cambios climáticos anuales que tienen lugar en los territorios, la persistencia de necesidades básicas insatisfechas, entre otras circunstancias, han sido las causas de fondo que no han permitido resolver y salvaguardar la vida e integridad personal de la niñez indígena.

Las cifras presentadas y las realidades denunciadas son solo la punta del iceberg; por décadas los Pueblos Indígenas hemos denunciado la muerte de nuestra niñez, de nuestras mujeres en embarazo y lactante, de nuestros adultos mayores; por décadas hemos denunciado como el exterminio de pueblos enteros ocurre bajo la mirada inerme de quienes están llamados a frenar el que sin lugar a dudas puede entenderse como un genocidio en curso. Acertó la Corte Constitucional en 2009 al decir que estábamos abocados a la extinción física y cultural y es un hecho fehaciente que, a la fecha, nos estamos viendo abocados a procesos inminentes y agresivos de exterminio.

Sin lugar a dudas existe una relación directa entre el porcentaje de población indígena y el índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), desafortunadamente esto nos permite inferir que, a mayor población Indígena, mayor porcentaje de NBI; afirmación esta demostrable a través de la triangulación de los departamentos con mayor porcentaje de población indígena (Guainía, Vaupés, Guajira, Amazonas, Vichada, Cauca, Putumayo, Chocó) con el nivel de las brechas más altas y el porcentaje de morbimortalidad.

Son muchos los(as) niños(as) que nacen y mueren sin haber existido para la institucionalidad, en los más escarpados territorios colombianos, desiertos, selvas, serranías, sierras y llanos, en los cuales no existe el más mínimo atisbo de presencia institucional, son muchos los casos de personas indígenas que mueren sin que exista registro alguno de su nacimiento o deceso. La imposibilidad de cultivar, criar nuestros animales, tomar agua pura libre de contaminación y, en resumen, preservar nuestras prácticas tradicionales nos han llevado a padecer esta realidad; los pueblos Ette Ennaka, Yukpa, Wiwa, Sikuani, Emberá Chamí, Hitnu, Makaguan, Nukak, Jiw y muchos otros, víctimas de la desterritorialización, empobrecimiento, desatención y abandono estatal, se suman al Pueblo Wayúu y Emberá Katío en este subregistrado contexto.

Siendo este el panorama afrontado, desde la CDDHHPI consideramos imperativa la generación de acciones de emergencia, articuladas y concertadas lideradas por la Presidencia de la República y ejecutadas por la institucionalidad competente, tendientes a cubrir necesidades básicas como: alimentación, saneamiento básico, acceso a vías, salud y educación; partiendo de los compromisos adquiridos previamente con los pueblos y comunidades indígenas más afectados.

Así mismo es indispensable que los órganos de control, encargados de supervisar el accionar de dicho esquema institucional, de inicio a las acciones a las que haya lugar, en aras de avanzar en la salvaguarda de los 102 Pueblos Indígenas de Colombia, con especial énfasis en los más profundamente impactados por estas condiciones de pobreza e inequidad, los cuales requieren respuestas fondo que transformen sustantivamente la problemática afrontada.

Hacemos un llamado a los medios de comunicación, para que el tema sea tratado con respeto y objetividad, con la imparcialidad requerida desde la ética periodística; trascendiendo la primicia amarillista al recordar que estamos hablando de la muerte de miles de niños(as) indígenas afectados por el abandono histórico, la exclusión y discriminación.

Por último instamos a todos los organismos y agencias internacionales, en especial a la OIT, para que sentándose en la CDDHHPI generen actuaciones de urgencia desde sus mandatos y funciones misionales. Así mismo solicitamos a la CIDH mantener las medidas cautelares proferidas recientemente en lo atinente a la crisis afrontada por el Pueblo Wayúu, a pesar de la solicitud de levantamiento de las mismas presentada por el gobierno nacional, toda vez que la situación que se pretendía resolver, contrario a solucionarse se ha agravado desproporcionalmente.

COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS
Bogotá D.C., 2 de marzo de 2016

Fuentes: acimvip.org.co/web/?p=736       http://www.comisionddhhpi.com/

Leave a comment »

Cambray Guatemala

MP investiga causas de alud que dejó al menos 161 muertos

descarga-12

6 de octubre.  La Fiscalía (MP) investigará las causas de un deslizamiento de tierras que arrasó con el asentamiento de El Cambray II el pasado jueves y que dejó, al menos, 161 muertos y unos 300 desaparecidos.

“Se han iniciado ya las investigaciones sobre la tragedia en el área. Se ha designado un equipo”, publicó el Ministerio Público (MP-Fiscalía) en su cuenta de Twitter.

El portavoz de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) de Guatemala, David de León, ya había dicho que el derrumbe “se podría haber evitado”.

De León había achacado el fatídico desenlace a una “responsabilidad compartida” de instituciones como la municipalidad, que no hace cumplir el Plan de Ordenamiento Territorial, y la propia población, que no atiende a las recomendaciones que alertan del riesgo que supone construir viviendas en barrancos o laderas.

El deslizamiento de tierra se registró sobre las 21:30 horas del pasado jueves en El Cambray II, una colonia declarada de riesgo por la propia Conred.

La zona donde en la que se produjo este deslizamiento de tierra ya fue declarada en 2008 de riesgo por la Conred, quien advirtió a las autoridades municipales del peligro que existía en ese lugar por estar ubicado en una ladera.

De acuerdo a un informe de la institución estatal, fechado el 5 de noviembre de 2014, el sector, debido a las crecidas del río Pinula sufridas durante varios años, sufría “socavación y erosión en terrenos y viviendas”.

Entre las recomendaciones, instaba a la municipalidad de Santa Catalina Pinula a considerar la reubicación de la comunidad afectada “parcial o totalmente” en lugares que reunieran “condiciones aptas para viviendas”.

En el caso de mantener la comunidad, agrega el escrito, se debe tomar en cuenta que las viviendas ubicadas al borde del caudal “deben ser reubicadas” y el resto tienen que estar sujetas a un monitoreo constante.

El informe exhortaba también a restringir el paso de vehículos pesados por el sector, proteger las cañerías de agua que estaban al descubierto o “conservar” las laderas.

Según la Fiscalía guatemalteca, hasta el momento se contabilizan 171 muertos.

De acuerdo a la Conred, solo en el área metropolitana hay 232 asentamientos considerados “de riesgo”, al estar ubicados en laderas o barrancos, y se calcula que en ellos viven unas 300.000 personas.

Leave a comment »

GUINEA ECUATORIAL

Guinea Ecuatorial

TEODORO OBIANG

POWERPONIT:     294b_Ma_Guinea_Ecuatorial

Pero esta carta es sólo el primer paso, ahora te toca a ti dar el siguiente ayudando a que llegue a la mayor cantidad posible de personas.

 

Si crees que esta lucha tiene sentido y deseas poner tu grano de arena, reenvía este mensaje a todos tus contactos.

Gracias por tu tiempo y tu ayuda.

 

FERNANDO GAMBOA

Carta de Fernando Gamboa  FERNANDO  CAMBOA

Montaje: Tomás    

Leave a comment »

Tragedia en Filipinas:

IMAGEN-13175036-2Tragedia en Filipinas: ‘La gente va como zombie en busca de comida’

Habría 10 mil muertos y 2 mil desaparecidos tras paso de ‘supertifón’. Se reportan saqueos.

El supertifón Haiyan dejó al menos 10.000 muertos y 2.000 desaparecidos en su paso por Filipinas, lo que lo convierte en el desastre natural más mortífero registrado en este país, según estimaciones de las autoridades el domingo. (Lea también: Papa Francisco lamentó tragedia que azota a Filipinas)

Los equipos de rescate tenían dificultades para llegar a las localidades afectadas, donde se desconoce la cifra de muertos, mientras que los supervivientes buscaban comida ante la escasez de suministros e intentaban encontrar a sus seres queridos. (Vea las imágenes de la devastación que dejó el tifón Haiyan).

“La gente camina como zombies en busca de comida”, dijo Jenny Chu, estudiante de medicina en Leyte. “Es como una película”, añadió. La mayoría de las muertes parecieron haber sido causadas por el crecimiento de las aguas, que muchos compararon con un tsunami.

En Vietnam, donde se espera que la tormenta llegue el lunes por la mañana, más de 600.000 personas fueron evacuadas aunque el tifón perdió fuerza en su paso por el mar de China del Sur.

Dos islas del centro del archipiélago filipino, que se encontraban en plena trayectoria de Haiyan cuando sacudió la zona el viernes de madrugada, han sido especialmente afectadas. “Nos reunimos con el gobernador [de la provincia de Leyte] la pasada noche y basándonos en las estimaciones del gobierno, hay 10.000 víctimas [fallecidos]”, declaró a la prensa Elmer Soria, un alto responsable policial de Tacloban, la capital de la provincia de Leyte, en la isla del mismo nombre.

En Samar, punto de entrada del tifón en el país el viernes, se confirmó la muerte de al menos 300 personas en la pequeña ciudad de Basey, y 2.000 están desaparecidas en toda la isla, indicó Leo Dacaynos, miembro del consejo de gestión de catástrofes, en la radio DZBB.

También se confirmó la muerte de otras decenas de personas en otras ciudades y provincias devastadas por el supertifón en un frente de 600 km. Numerosas localidades permanecían incomunicadas y las autoridades parecían superadas por la magnitud de la catástrofe y el número de víctimas por rescatar. (Lea también: Colombia expresa su solidaridad y ofrece ayuda a Filipinas tras tifón)

Casas destruidas, postes eléctricos arrancados, vehículos volcados y supervivientes aturdidos deambulando por las calles: el paisaje que dejó el paso de Haiyan, acompañado por vientos de hasta 315 km/hora, recordaba a muchos el dejado por el tsunami en Asia en diciembre de 2004.

“Se trata de destrucciones masivas […] La última vez que vi algo parecido fue durante el tsunami en el Océano Índico” que dejó 220.000 muertos en 2004, afirmó Sebastian Rhodes Stampa, jefe del equipo de la ONU encargado de la gestión de desastres que se encontraba en Tacloban. (Lea además: Al menos 4 millones de niños pueden estar afectados por tifón: Unicef).

En Vietnam, las autoridades evacuaron “más de 174.000 hogares, lo que equivale a más de 600.000 personas”, según un comunicado del ministerio vietnamita de Control de Inundaciones y Tormentas.

Se espera que la tormenta llegue al país el lunes por la mañana, 24 horas después de lo previsto inicialmente, tras cambiar repentinamente de trayectoria lo que obligó a realizar evacuaciones masivas en la provincia de Nghe An, en el norte, a unos 230 km de la capital, Hanói.

Haiyan “avanza rápidamente hacia el norte/noroeste, a una velocidad de 35 km/h”, indicó la agencia de meteorología vietnamita. Debería tocar tierra el lunes a las 07H00 (12H00 GMT) degradado a categoría 1 y con vientos de hasta 74 km/h.

Consideran declarar estado de sitio

“Desde un helicóptero, puede verse el alcance de la devastación. Desde la costa y un kilómetro adentro, no hay estructuras en pie. Fue como un tsunami”, dijo el ministro del Interior, Manuel Roxas. “No sé cómo describir lo que he visto.

Es horrible”, agregó. Testigos narraron que saqueadores arrasaron con varias tiendas en Tacloban, en momentos en que los esfuerzos de los socorristas por entregar alimentos y agua se veían obstaculizados por el corte de caminos y de los sistemas de comunicaciones. Una estación de televisión dijo que los cajeros automáticos fueron abiertos.

Turbas atacaron camiones con comida y tiendas en Leyte, dijo el director de la Cruz Roja filipina, Richard Gordon. “Hay pandillas operando allí”, afirmó. El presidente Benigno Aquino dijo que el Gobierno desplegó a 300 soldados y policías para restablecer el orden y que consideraba aplicar el estado de emergencia en Tacloban para restaurar la seguridad.

“Esta noche, una columna de vehículos blindados llegará a Tacloban para mostrar la resolución del Gobierno para detener este saqueo”, dijo.

La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios dijo que imágenes aéreas mostraban un “daño importante a las áreas costeras”, con casas destruidas y vastas extensiones de tierras agrícolas “diezmadas”.

La destrucción se extendió más allá de Tacloban. Las autoridades aún tienen que establecer contacto con Guiuan, una localidad de 40.000 personas que fue la primera impactada por el tifón. Baco, ciudad de 35.000 habitantes ubicada en la provincia de Mindoro Oriental, estaba en un 80 por ciento bajo el agua, dijo la ONU.

También había información de daños en la región de Visayas, formada por ocho grandes islas, incluidas Leyte, Cebú y Samar. Varios turistas, en tanto, quedaron atrapados en medio del desastre. “El agua marina llegó hasta el segundo piso del hotel”, dijo Nancy Chang, una ciudadana china que se encontraba en Tacloban en un viaje de negocios y que debió caminar tres horas a través del barro y los escombros para llegar a un centro de evacuación militar situado en el aeropuerto. “Es como el fin del mundo”, describió.

Leave a comment »

Las inundaciones de la India

Las inundaciones de la India en junio de 2013: el cuarto desastre meteorológico de la Tierra desde 2000 Unas-15000-personas-atrapadas-por-las-inundaciones-en-Uttarakhand-centro-de-peregrinacion-de-la-India Más de cinco mil personas desaparecidas a raíz de las devastadoras inundaciones que afectaron la región del Himalaya Uttarakhand de la India el 14-17 de junio de 2013, ya han sido declarados muertos, haciendo la inundación monzón uno de los desastres más significativos de la India en los registros, y de la Tierra, como el cuarto más mortal relacionados con los desastres del tiempo desde 2000. La cifra de muertos de 5748 encabeza el anterior record del peor monzón e inundaciones con una cifra de muertos de la India de 4892, establecido en julio de 1968 en las provincias de Rajasthan y Gujara. Según el Departamento Meteorológico de la India, Uttarakhand, que se encuentra justo al oeste de Nepal en el Himalaya, recibió precipitaciones de un 847% de lo normal durante la semana del 13 – 19 de junio de 2013. Dehradun, la capital de Uttarakhand, recogió 14,57 “(370 mm) de lluvia en 24 horas el 16-17 de junio, la precipitación más alta en 24 horas en la historia de la ciudad. Las lluvias torrenciales provocaron un deslizamiento de tierras que afectó al santuario hindú de Uttarakhand en Kedarnath, que se encuentra a poca distancia de dos glaciares de montaña. El santuario es un lugar de peregrinación importante en junio, y se llena de visitantes que celebran una fiesta religiosa. Las lluvias monzónica de junio 2013 en Uttarakhand fueron muy inusuales, ya que el monzón llegó a la región dos semanas antes de lo normal. El monzón comenzó en el sur de India, cerca del 01 de junio fecha normal de su llegada, pero luego avanzó por toda la India de una manera inusualmente rápida, llegando a Pakistán a lo largo de la frontera occidental de la India el 16 de junio, un mes antes de lo normal. Esta fue la progresión más rápida del monzón de la historia. El récord anterior de más rápida progresión de los monzones se produjo en 1961, cuando toda la India estaba bajo las condiciones del monzón el 21 de junio según los registros que se remontan a 1961. El Blog del Dr. David Petley tiene un excelente análisis del evento y escribe: “El factor importante aquí es que la lluvia cayó en momentos en que todavía había nieve en el suelo – y cualquier experto de alta montaña le dirá que la combinación de fuertes lluvias en fusión de la nieve es la medida para deslizamientos de tierra”. Precipitaciones estimadas por satélite para el período de 7 días, 11 – 17 de junio 2013, del satélite TRMM de la NASA donde se superan los 508 mm sobre porciones de la provincia de Uttarakhand de la India, lo que llevó a inundaciones catastróficas. Crédito de la imagen: NASA. Fuente: Wunderground.com Los peores desastres relacionados con el tiempo meteorológico en la Tierra desde 2000 1) Ciclón Nargis, Myanmar, 2008: 138,366 2) Ola de calor, Europa, 2003: 71,310 3) Ola de calor, Rusia, 2010: 55,736 4) Inundaciones, India, 2013: 5,748 5) Ciclón Sidr, Bangladesh, 2007: 4234 6) Ola de calor, Europa, 2006: 3418 7) Huracán Jeanne, Haití: 2004, 2754 8) Inundaciones, Haití, May 2004: 2665 9) Inundaciones, Pakistán, 2010: 1985 10) Tifón Bopha, Filipina: 2012, 1901 11) Huracán Katrina, U.S., 2005: 1833 12) Deslizamientos, China, 2010: 1765 Imagen-India-lluvias-Uttarkashi-Uttarakhand-EFE_ECMIMA20130618_0115_4 Fuente: Wunderground.com Para más detalles y seguir leyendo:http://www.wunderground.com/blog/JeffMasters/article.html?entrynum=2464

Leave a comment »

Desastres Silenciosos

Desastres silenciosos, ¿qué emergencias humanitarias desconocemos?

Algunos desastres y emergencias humanitarias en el mundo reciben poca atención mediática o caen en el olvido, pese a que afectan a numerosas personas y familiasdesastressilenciosos_art

Por AZUCENA GARCÍA

9 de julio de 2013

– Imagen: Cruz Roja -No todos los desastres se conocen. No todas las emergencias humanitarias ocupan primeras páginas, ni siquiera últimas. En realidad, solo las grandes catástrofes se difunden. A pesar de que afectan a numerosas personas, los desastres de pequeña o mediana escala no generan ruido en los medios. Son desastres silenciosos. Emergencias humanitarias que desconocemos, pero que determinan el presente y el futuro de miles de familias. Este artículo repasa algunos de ellos y cómo cada vez son más frecuentes y de mayor intensidad.

Desastres silenciosos de los que nadie habla

El 91% de los desastres que ocurren en el mundo pasan desapercibidos. Son silenciosos. A pesar de afectar a millones de personas, son desastres de pequeña o mediana escala “que la mayoría del planeta desconoce” porque los medios no informan sobre ellos. La Cruz Roja y la Media Luna Roja atienden cada mes una media de 31 desastres o emergencias sanitarias de este tipo, lo que supuso prestar asistencia a 20 millones de personas en 2011 y a más de 9,5 millones en 2012.

La Cruz Roja y la Media Luna Roja atienden cada mes una media de 31 desastres o emergencias sanitarias silenciosas

La atención mediática es importante. Los medios de comunicación difunden las noticias en todo el mundo. A través de ellos se conocen desastres ocurridos a miles de kilómetros, se genera interés, seguimiento mundial e, incluso, se pide ayuda o se recibe de manera espontánea. Por el contrario, cuando no se informa de una catástrofe, es probable que se desconozca, con las consiguientes consecuencias. La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) afirma que “la amplia mayoría de los desastres y emergencias humanitarias globales corren el riesgo de recibir una atención mediática insuficiente, no recibir apoyo o quedar simplemente olvidadas”.

Atender a un volumen importante de afectados requiere dinero. “Los desastres silenciosos pueden ser también catástrofes a gran escala cuando los llamamientos de emergencia no reciben los fondos suficientes”, señala Cruz Roja. Responder a las necesidades de casi diez millones de personas el pasado año se tradujo en un importe de 13,7 millones de euros y, en el futuro, se necesitarán más. Se espera que el cambio climático, la urbanización y el crecimiento de la población “incrementen el número y la repercusión de las catástrofes”, agrega la organización.

Los datos parecen confirmar esta sospecha. El Centro de Investigación sobre la Epidemiología de los Desastres (CRED) registró en 1992 un total de 221 desastres naturales, que ascendieron a 336 en 2011. Las cifras de víctimas y fondos que se necesitaron para hacer frente a estas catástrofes fueron importantes: en 1992 resultaron afectadas 78 millones de personas, hubo 14.811 muertes y pérdidas económicas por valor de 70.000 millones de dólares; en 2011, hubo 209 millones de personas afectadas, 31.105 muertes y 366.000 millones de pérdidas económicas. “En 2015, se espera que 375 millones de personas al año se vean afectadas por catástrofes relacionadas con el clima”, alerta Cruz Roja.

Doce desastres silenciosos

huracansandy_art2

¿Por qué no se informa de todos los desastres? ¿Acaso no nos influye lo que ocurre a miles de kilómetros? ¿Qué criterio determina que se hable de una emergencia u otra? Cruz Roja explica que “un desastre de gran magnitud suele eclipsar a numerosos desastres que tienen lugar a la vez”. Es lo que ocurrió en 2012, cuando el huracán Sandy causó graves destrozos en Estados Unidos. A la vez, “otros dos ciclones tropicales asolaban India y Vietnam y se producían graves inundaciones en Argentina, Somalia e Indonesia”, señala Cruz Roja, pero se dio prioridad al desastre del país norteamericano, incluso a pesar de que también afectó a Bahamas, Cuba, Jamaica, Haití y la República Dominicana, con similar balance de víctimas mortales.

Pero este no ha sido el único caso. Para poner de manifiesto la magnitud de esta diferencia, la campaña “Desastres Silenciosos”, desarrollada por la Cruz Roja de 11 países europeos, destaca 12 desastres silenciosos.

1. Tormenta tropical en Bangladesh.

2. Inundaciones de Ecuador.

3. Huracán Sandy en el Caribe.

4. Frío extremo en Mongolia.

5. Terremoto de Tayikistán.

6. Retornados y refugiados de Burundi y el Congo.

7. Inseguridad alimentaria en Burkina Faso.

8. Inseguridad alimentaria de Camboya.

9. Inseguridad alimentaria del sur de África.

10. Brote de dengue en El Salvador.

11. Brotes de epidemias en Uganda.

12. Fiebre aftosa en Vietnam.

Más fenómenos meteorológicos y más fuertes

Los desastres naturales y las emergencias humanitarias pueden afectar a todas las personas. No entienden de nacionalidades, países o nivel de riqueza. Intermón Oxfam recuerda que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) “ha indicado que los fenómenos meteorológicos extremos se incrementarán en frecuencia y fuerza si no se toman medidas para luchar contra el cambio climático”. El riesgo está presente.

Una mayor frecuencia y severidad de los fenómenos meteorológicos extremos agravaría los impactos del cambio climático

Pero más importante todavía es ser consciente de las consecuencias de estos fenómenos. Los desastres implican cosechas arrasadas, viviendas destruidas o transmisión de enfermedades, entre otras cuestiones. Así lo constata el informe de Oxfam “Extreme weather endangers food security 2010-11: A grim foretaste of future suffering and hunger?”. Este trabajo asegura que diversos fenómenos meteorológicos extremos han favorecido la inseguridad alimentaria “a escala global, regional y local” desde 2010.

Los fenómenos meteorológicos extremos son una amenaza. Se prevé que una mayor frecuencia y severidad de estos agrave los impactos del cambio climático “en el rendimiento de las cosechas y en los precios de los alimentos”, advierte Oxfam, “provocando una escasez de comida, desestabilizando los mercados y precipitando el alza de los precios”. De hecho, sus efectos ya se han visto en el aumento de los precios del trigo, lo que ha puesto en riesgo la seguridad alimentaria “en muchas partes del mundo”.foto_134009_108885_nc

Leave a comment »