Archive for Catástrofes

La noche del 25 de diciembre de 1917

Cómo fue el terremoto que azotó a Guatemala en una Navidad
La noche del 25 de diciembre de 1917, la celebración de Navidad se opacó a las 22.20 horas cuando los guatemaltecos salieron de prisa de sus viviendas para hallarse en medio de una nube de polvo que, una vez disipada, dejó ver a la ciudad desmoronándose.
Por José Luis Escobar

24 de Diciembre de 2017 a las 09:36h

0
Archivado en:

Terremoto en Guatemala

Aspecto de la 5ª. avenida y 17 calle de la zona 1 después de los sismos que hace un siglo destruyeron la ciudad de Guatemala. Al fondo se aprecia el Castillo de San José, hoy Museo Militar.

El remezón fue apenas el primero de varios más que hubo y que redujeron a la urbe a escombros.

LE PUEDE INTERESAR
Entérese de lo que sucede antes de un terremoto

Los documentos históricos remarcan cuán destructivos fueron esos eventos, pues dejaron a la capital sin los edificios públicos; las iglesias también fueron devastadas, al igual que cientos de hogares.

Los sobrevivientes buscaron espacios para pernoctar, y en ese momento pensaron que sería un refugio temporal pero, para muchos, se convirtió pronto en la única opción de vivienda, porque la cadena de sismos cesó hasta en enero de 1918.

Bajo la Luna llena

 

Un relato de esa fatídica noche fue incluido, en 1919, en el reportaje Las capitales destruidas de Centroamérica, publicado en la revista National Geographic.

Aduana Central. Antiguo edificio de la Aduana Central, ubicado en la 10ª. calle entre 12 y 14 avenidas, zona 1. El inmueble lo utiliza ahora la Policía Nacional Civil.

En el apartado Un terremoto navideño en Guatemala, el arqueólogo, historiador y antropólogo estadounidense Herbert Spinden (1879–1967) escribió acerca de los sucesos.

 

Anotó que el 17 de noviembre de 1917 la mitad de Amatitlán fue desolada por un fuerte sismo y que desde esa fecha empezaron a ser comunes los temblores en el país, pero el realmente desastroso fue el del 25 de diciembre.

Banco Colombiano. Fue uno de los primeros bancos fundados en el país. Abrió sus puertas en 1897. Estaba en la esquina de la 9ª. calle y 7ª. avenida, zona 1. Otro banco usa hoy sus instalaciones.

“Ocurrió cerca de las 22:20 horas. Causó un daño considerable y sirvió como un fuerte aviso que sin duda salvó muchas vidas porque, a las 11:23 horas, hubo otro extremadamente fuerte que derribó muchas casas y mató, quizá, a 50 personas”, escribió Spinden. “Durante toda la noche, bajo una Luna llena ajena a los problemas, la población se acurrucó en los parques mientras la tierra se estremecía”, agrega la crónica.

Banco Internacional. Quedaba en la esquina de la 6ª. avenida y 10ª. calle, zona 1. Ahora funciona en el inmueble una panadería y restaurante.

Cerca del mediodía del 29 de diciembre, relata el arqueólogo, “otro fuerte remezón afectó la ya destruida ciudad y muchas edificaciones se vinieron abajo”.

La cadena de temblores no se detuvo. El 3 de enero de 1918, a las 10.40 horas, otra igual de intensa sacudió la capital y derribó las torres de la Catedral Metropolitana, y el 24 llegó el cuarto y más poderoso de los terremotos, con la fuerza suficiente para reducir lo que quedaba a ruinas.

Cerrito del Carmen. Solo una parte de la fachada y el retablo principal del templo quedaron en pie. Muchos damnificados habitaron las faldas del cerrito en improvisados campamentos.

En primera persona
Spinden dejó los formalismos académicos y periodísticos e incluyó en su reportaje los momentos que vivió durante el sismo del 24 de enero de 1918.

Él estaba hospedado en el Hotel Roma, enfrente de la Estación del Ferrocarril. Su posada quedaba cerca de la actual Plaza Barrios, en la 18 calle y 9ª. avenida de la zona 1 capitalina “Llegué a la ciudad de Guatemala unos 20 minutos antes del terremoto. Los demás hoteles estaban en ruinas y en las plazas había campamentos de refugio temporales hechos con chozas”, anotó.

Edificio de Correos. Se erigió en una parte de la propiedad que se expropió a la iglesia San Francisco. Estaba sobre el Paseo de La Sexta, entre 13 y 14 calles, zona 1. En su lugar, durante la época de Jorge Ubico, se construyó el Palacio de la Policía Nacional.

Unos minutos después del ocaso sintió que los platos de la mesa “comenzaron a vibrar y a bailar; las paredes y el techo crujieron y se tambalearon. Nos aglomeramos en las puertas, cayendo y tropezándonos para intentar llegar a la calle. Tanto de lejos como de cerca se oía el ruido de las paredes que caían. Una capa de polvo amarillo se levantó, ocultando la Luna y, aunque el temblor cesó, la nube siguió cubriendo la ciudad”.

Ese último movimiento, a su juicio, causó destrucción en un radio de 48 kilómetros.

“El miedo fue tal que pensamos que la tierra misma cedería para formar un volcán en medio de la ciudad”.

Edificio San Marcos. En este inmueble, ubicado en la esquina de la 8ª. avenida y 11 calle, zona 1, funcionó el Hotel Imperial. Ahora es edificio de apartamentos, en el primer piso hay un café.

En las casas, cuenta el historiador, “se rompieron las tuberías de agua y las personas se arriesgaban a beber de lo que se había derramado en las calles. En los cementerios, los esqueletos fueron expulsados de sus nichos y muchos restos fueron posteriormente incinerados. La pérdida de vidas en la ciudad de Guatemala rondó las 200 víctimas”.

Empresa Eléctrica. La antigua sede de la Empresa Eléctrica quedaba en la esquina de la 9ª. calle y 2ª. avenida, zona 1. Hoy es un edificio de un nivel del cual se ven solo sus muros.

A la intemperie
“Quizá cinco de cada cien casas podrán ser reparadas. Había por lo menos una docena de familias que todavía se atrevían a vivir en sus hogares derruidos”, anotó el arqueólogo estadounidense Marshall Howard Saville (1867–1935) en el informe El terremoto de Guatemala de diciembre de 1917 y enero de 1918.

Advertisement

Advertisement

En cada plaza y en los descampados alrededor de la ciudad, agrega Howard Saville “se levantaron campamentos con chozas hechas usando carruajes, muebles, puertas y ventanas dañadas; estas se cubrían con láminas, sábanas, manteles o alfombras”,

Escuela 21 de Noviembre. Fue inaugurada casi un mes antes del primer terremoto de los que hubo entre diciembre de 1917 y enero de 1918. Estaba en la esquina de la 7ª. avenida y 3ª. calle, zona 1.En su lugar se construyó la Facultad de Ciencias Naturales y Farmacia.

Por aparte, el bibliógrafo guatemalteco Arturo Taracena Flores (1887-1970) publicó en 1970, Los terremotos de Guatemala. Álbum gráfico conmemorativo del cincuentenario(1917/1918-1968).

Taracena Flores poseía una colección muy completa de fotografías antiguas de la ciudad de Guatemala, anteriores y posteriores a los terremotos de 1917-1918.

Escuela Práctica de Varones. El Liceo Guatemala, en la zona 5 capitalina, ocupa el terreno que antes fue de la Escuela Práctica para Varones. El solar del inmueble fue destinado para construir el Jardín Botánico.

“Las fotos dan una idea completa de la magnitud de los sismos y constituyen los únicos testimonios gráficos existentes de los fenómenos telúricos acaecidos hace 50 años. Son importantes documentos que muestran lo que era la ciudad antes del aciago diciembre de 1917”, escribió en el prólogo el profesor Francis Gall, presidente de la Sociedad de Geografía e Historia, hoy Academia de Geografía e Historia de Guatemala. Dicha colección de imágenes forma parte del acervo del Centro de Investigaciones Regionales de Mesoamérica.

Hospital General. Los terremotos cambiaron el aspecto de la manzana del Hospital General San Juan de Dios, en la que hubo un cementerio, una capilla y el hospital. El templo y el centro de salud, con sus nuevos edificios, es lo que se puede apreciar hoy.

“Las gentes huían más que en una dispersión, en un amontonamiento, hacia plazas y plazuelas. A la intemperie, los tristes náufragos de la tormenta terrestre temblaban de frío y de miedo. Poco a poco la ciudad se fue convirtiendo en campamento”, escribió el bibliógrafo.

Agregó que “las primeras covachas, las improvisadas barracas, surgieron entre la arboleda de los parques, a lo largo de las calles, dentro de los solares y en los campos vecinos”.

Hotel España. Cerca del Parque Colón existió el Hotel España, quedaba en la esquina de la 11 avenida y 9ª. calle, zona 1. Fue también residencia del escritor guatemalteco José Batres Montúfar.

“Fue un heterogéneo conjunto de materiales, en que el zinc fraternizó con el petate y la madera con flotantes telas. La metrópoli cobró un vistoso y bizarro aspecto de agrupación de nómadas”.

Joyería La Perla. Este negocio estuvo en el inmueble de la 9ª. calle y 8ª. avenida, zona 1. En el edificio funcionaron varios locales más, así como el Gran Hotel. El inmueble sigue siendo de uso comercial.

Palacio de Gobierno. El Palacio de los Capitanes Generales contaba con detalles coloniales y estaba sobre la 6ª. Avenida entre 6ª. y 8ª. calles de la zona 1. En su lugar se construyó el Parque Centenario.

Palacio de La Reforma. Este edificio fue sede del Museo Nacional, era de estilo renacentista italiano. Su diseño y edificación fue obra de Francisco Durini y Andrés Galeotti. El proyecto contó con 30 estatuas de mármol.  En su lugar queda ahora la Plaza Obelisco.

Escuela Politécnica. La antigua sede de la Escuela Politécnica, posteriormente el cuartel de la Guardia de Honor, fue reconstruido siguiendo el patrón original y sigue en la Avenida de La Reforma, en la zona 10.

La Recolección. Pocos templos católicos resistieron. La iglesia de La Recolección perdió su cúpula, la bóveda y las torres del campanario. En los terrenos alrededor de la iglesia se levantó un campamento de damnificados que luego se convirtió en el barrio La Recolección.

Teatro Olimpia. Quedaba en la esquina de la 7ª. calle y 11 avenida, zona 1. El inmueble fue reducido a escombros. El aspecto de la calle del teatro era el que predominaba en toda la ciudad.

Crédito de fotografías:  Los terremotos de Guatemala. Álbum gráfico conmemorativo del cincuentenario (1917/1918 – 1968), de Arturo Taracena Flores.

Anuncios

Leave a comment »

SOLIDARIDAD

  • EDUCACIÓN SOLIDARIDAD

Alumnos de 14 países estudian por proyectos en Congo, Filipinas y Guatemala

Logroño, 13 nov (EFE).- Alumnos de catorce países participan con más de 450 salas de estudio en la XV Olimpiada Solidaria de Estudio de la ONG Coopera, con el fin de reunir, al menos, 600.000 euros para contribuir a proyectos de cooperación vinculados a la educación en la República Democrática del Congo, Filipinas y Guatemala.

La coordinadora de esta iniciativa, Almudena de Diego, ha explicado a Efe que se trata de “un proyecto de sensibilización juvenil”, en el que por cada hora de estudio que dona un estudiante e más de diez años en una sala solidaria, la Olimpiada, avalada por la Unesco, destina un euro a financiar proyectos de cooperación de carácter educativo en países receptores de ayuda al desarrollo.

“Estoy donde puedo ayudar” es el lema de la Olimpiada de este año, que finalizará el cinco de diciembre próximos, con la participación de estudiantes en Francia, Marruecos, Finlandia, Alemania, Italia, Bélgica, Países Bajos, República Democrática del Congo, Haití, España, Portugal, Luxemburgo, Suiza y Croacia.

En 2016 participaron 66.297 jóvenes en todos los países, 37.061 de ellos en España, que consiguieron reunir 553.845 euros durante la Olimpiada, cuyo objetivo final no solo tiene que ver con la recaudación de dinero para proyectos solidarios vinculados a educación, sino con la “sensibilización” de los jóvenes en esta materia, ha dicho esta representante de la ONG riojana Coopera.

Ha explicado que se persigue que los estudiantes conozcan “el trabajo de cooperación y de las ONG y las dificultades de acceso a la educación a las que se enfrentan muchos otros niños y jóvenes como ellos solo por haber nacido en otro punto del globo”.

El dinero que se recaude en esta edición entre España, Luxemburgo, Portugal y Croacia se destinará al programa de reinserción educativa “Watoto vuelve a la escuela”, dirigido a menores víctimas de la guerra en la República Democrática del Congo.

Los jóvenes de Francia, Marruecos, Finlandia, Alemania e Italia estudiarán por un proyecto en Filipinas, que se desarrolla con la asociación local “Camerón” y que ayuda a la reinserción social de jóvenes desfavorecidos y víctimas de abuso sexual y sensibiliza sobre los derechos de los niños.

Lo que recauden las salas de estudio de Bélgica, Países Bajos, Haití, República Democrática del Congo y Suiza se destinará al programa “Ayudar a las jóvenes mayas a volver a la escuela” en los Departamentos de Quetzaltenango y San Marcos (Guatemala). EFE.

 

Leave a comment »

Lucha por no Morir de Hambre

San Marcos

Comitancillo lucha por no morir de hambre

Más de 76 mil personas residen en Comitancillo, San Marcos, lugar de belleza natural y pintoresco por sus calles de tierra y casas de adobe; sin embargo, el 60 por ciento de la población afronta extrema pobreza y ese es uno de los municipios más afectados por la desnutrición.

Por Oscar Felipe Q. y Aroldo Marroquín

14 de Febrero de 2017 a las 16:17h

Josefa Pérez y el pequeño Urías, de 6 años, quien padece desnutrición, cuidan el pequeño rebaño de ovejas de la familia, en La Libertad, Comitancillo. (Foto Aroldo Marroquín).
Josefa Pérez y el pequeño Urías, de 6 años, quien padece desnutrición, cuidan el pequeño rebaño de ovejas de la familia, en La Libertad, Comitancillo. (Foto Aroldo Marroquín).

El año pasado, en el municipio se reportó la muerte de seis menores de 5 años, de 24 registradas en todo el departamento, según Jorge Echeverría, delegado en San Marcos de la Secretaría de Seguridad Alimentaria (Sesán).

En todo el país fue confirmada la muerte de 146 niños en el 2016, pero Comitancillo fue el que más decesos reporta, con seis casos, y supera a La Tinta, Alta Verapaz, con cuatro; y Conguaco, Jutiapa; El Estor, Izabal; y Concepción Tutuapa, San Marcos, con tres cada uno.

En Comitancillo, donde el 80 por ciento de la población habla mam, los niños son vulnerables a la desnutrición debido a varios factores. Uno de estos es la sequía, que afecta los cultivos, así como el alcoholismo de padres y madres, señaló Echeverría.

“Es un problema cultural y hay familias que rechazan la ayuda. Pero desde la Sesán trabajamos para cambiar el comportamiento alimentario de los vecinos, para evitar más casos de desnutrición infantil”, señaló Echeverría.

En las 82 comunidades de ese municipio, los vecinos se alimentan de manera similar: tamalitos y tortillas de maíz, acompañadas con frijoles y hierbas.

Feliz Matías, de Tuilelén, Comitancillo, contempla el maíz que obtuvo su familia en la última cosecha. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín).
Feliz Matías, de Tuilelén, Comitancillo, contempla el maíz que obtuvo su familia en la última cosecha. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín).

Lucha contra el mal

Pero muchos pobladores de Comitancillo no se quedan de brazos cruzados y buscan alternativas para contrarrestar ese mal.

Muchos padres de familia migran a fincas en Chiapas, México, en busca de trabajo, para ganar dinero que ayude a cubrir los gastos básicos: alimentación, vestuario y salud. Otros siembran frijol y maíz para garantizar la seguridad alimentaria, mientras que las mujeres se dedican al pastoreo de ovejas y a la recolección de la cosecha.

Echeverría añadió que este año se implementarán huertos en hogares, una iniciativa que impulsará la Mesa Técnica contra la Desnutrición.

Elvira Agustín, vecina del caserío El Edén, es responsable de cuidar a sus hijos, Miguel y Anahí. Contó que su esposo trabaja en una finca, en Chiapas, y le envía dinero para comprar alimentos.

Agustín recuerda con dolor a su pequeño Sebastián, quien fue víctima de la desnutrición. “Él era delgadito. Llegó a pesar 12 libras y tenía 18 meses. Aún vivo la tristeza porque la pobreza nos está matando”, exclamó.

La madre criticó que la ayuda que da la Municipalidad la entrega a gente que tiene dinero. “¡Es una injusticia!”, lamentó.

Leonidas Guzmán, quien vive en Tuilelén y es padre de tres niños, dijo que mantiene a su familia con base en trabajos agrícolas; sin embargo, el dinero alcanza solo para comprar maíz.

“Mi hijo Herber tiene 12 años y padece de varias enfermedades. Se ve sanito, pero es todo lo contrario, está desnutrido”, dijo Guzmán, quien este año tiene planificado sembrar maíz y frijol.

Josefa Pérez, de 58 años, vive en La Libertad y manifestó que su pequeño Urías, 6, padece de desnutrición aguda, pues solo es alimentado con tamalitos y tortillas. “Regularmente come un huevo al mes”, expuso.

Los hermanos Maicol —derecha— y Yeison López Pérez, de 7 y 8 años, respectivamente, a pesar de estar desnutridos trabajan con azadón en los terrenos secos de la aldea Tuilelén, Comitancillo, San Marcos. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín).
Los hermanos Maicol —derecha— y Yeison López Pérez, de 7 y 8 años, respectivamente, a pesar de estar desnutridos trabajan con azadón en los terrenos secos de la aldea Tuilelén, Comitancillo, San Marcos. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín).

Llevarán apoyo

Alfonso Reyna, delegado del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) en San Marcos, señaló que con base en un estudio que se efectuó, priorizarán la ayuda para mil 135 familias que viven en pobreza y pobreza extrema, y el número subirá si se agudiza la escasez de alimentos.

“Verificamos quiénes son las personas que están en los programas de ayuda a todo el departamento y nos hemos dado cuenta de que algunas no lo necesitan”, expuso Reyna. “En cambio, en Comitancillo hay un descuido, y eso no puede seguir así”, añadió.

Según reportes del Mides, el año pasado cinco mil 762 familias de ese municipio recibieron ayuda que consiste en Q300.

Basilio García, alcalde de Comitancillo, manifestó que la pobreza es un mal de males de este municipio y coincide con la opinión de que hay padres con alcoholismo que descuidan a su familia.

Luis Morales, delegado de la Procuraduría de los Derechos Humanos de San Marcos, expuso que las autoridades deben prestar atención al problema y las políticas municipales deben estar dirigidas a la búsqueda de mejoras de la vida de los habitantes.

Nehemías Santizo, jefe del Área de Salud en San Marcos, explicó que efectúan jornadas de salud y cuentan con medicamentos para evitar la diarrea, que propicia la desnutrición.

Leonidas Guzmán —izquierda— y su hijo Herber, de 12 años, padecen desnutrición. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín).
Leonidas Guzmán —izquierda— y su hijo Herber, de 12 años, padecen desnutrición. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín).

Problema nacional

La desnutrición afecta al 80 por ciento de niños del área rural del país, lo que significa que de cada 10 menores, ocho padecen de este mal, según Unicef.

El Ministerio de Salud reportó que los departamentos con el más alto índice de desnutrición son Alta Verapaz y San Marcos, y que de los 146 infantes que fallecieron en el 2016 en el país por ese flagelo, registró 24 decesos cada uno, seguidos por Huehuetenango, 17; y Escuintla, 10.

Ese ministerio y la Sesán registraron 12 mil 948 casos de desnutrición aguda en todo el país en el 2016, de los cuales, mil 153 pertenecen a San Marcos.

La lucha contra el hambre es una de las 14 promesas del presidente Jimmy Morales en su discurso de toma de posesión, en busca de reducir en 10% los casos de desnutrición crónica en el país, ya que actualmente el 46.5% de niños menores de 5 años padece ese problema, aunque se ha registrado una disminución del 11.4% en los últimos 20 años.

Efectos en Huehue y Alta Verapaz

A Santiago Martín Pérez y a sus tres hijos les dieron las 16 horas sin haber desayunado. Su esposa murió de cáncer y él no cuenta con trabajo. No tiene nada para dar a sus pequeños. Es una de las historias que viven muchas familias en San Andrés Huista, Huehuetenango.

La condición en que viven Pérez y sus hijos los han llevado a padecer de desnutrición, un mal que afecta a gran parte de la población de Huehuetenango. El Ministerio de Salud y la Sesán reportaron que en ese departamento hubo mil 23 casos de desnutrición aguda en el 2016  y que 17 niños murieron por ese flagelo.Pérez cuenta que para trabajar de jornalero debe caminar tres horas  y recibe entre Q35 y Q50 por día; sin embargo, por la ausencia de su esposa, no puede dejar solos a sus hijos, pues son pequeños.

Francisco Rocael Mateo Morales, delegado del Consejo de Pueblos de Occidente, afirmó que la desnutrición, en lugar de disminuir, se incrementa, lo cual está asociado a las condiciones de pobreza y pobreza extrema en la que viven las familias.

“Se percibe abandono de parte del Estado. La poca ayuda que viene a Huehuetenango es mal empleada, pues hay corrupción y clientelismo en la distribución de la asistencia social”, criticó Mateo.

Agregó que hay varios factores que causan ese problema, como la falta de trabajo, las deportaciones de guatemaltecos de Estados Unidos y el bajo precio del café, entre otros. “Las autoridades deben declarar al departamento en estado de emergencia”, recomendó.

Alta Verapaz también es otro de los departamentos más afectados por la desnutrición. En el 2016 murieron 24 niños menores de 5 años, cuatro de ellos en San Pedro Carchá.

 Los hijos de Santiago Martín Pérez esperan la hora de comer en su vivienda.
Los hijos de Santiago Martín Pérez esperan la hora de comer en su vivienda.

Por Mike Castillo

Leave a comment »

INDÍGENAS EN COLOMBIA

POBREZA Y EXCLUSIÓN SIGUEN CAUSANDO LA MUERTE POR HAMBRE DE NIÑOS(AS) INDÍGENAS EN COLOMBIA

vivienda_donde_vivia_el_nino-4
Publicado el Jueves, 03 Marzo 2016 09:47

Comunicados :“Pobreza y Exclusión Siguen Causando la Muerte por Hambre de Niños(as) Indígenas en Colombia.
No, no son nuestras prácticas tradicionales las que nos abocan a la muerte, no son nuestras costumbres y tradiciones las que han ocasionado y siguen ocasionando la muerte de miles de niños(as) indígenas a lo largo y ancho del territorio colombiano, no son nuestras 102 cosmovisiones las que nos tiene ad portas de la extinción física y cultural. No, no somos nosotros los pueblos indígenas quienes hemos decidido ver morir poco a poco a nuestros niños y niñas, a nuestras mujeres, a nuestros adultos mayores, así como tampoco decidimos vernos enfrentados al cruento conflicto armado que tiene lugar en nuestros territorios, a los mega proyectos que nos confinan, desplazan y enferman, a las bases militares ubicadas en zonas donde otrora se encontraban nuestros sitios sagrados o cultivos, al empobrecimiento derivado de políticas económicas que desconocen esas prácticas ancestrales que nos han permitido pervivir a través del tiempo, ni a la cruenta sequía derivada de los fenómenos climáticos algunos provocados por la devastación a la que hemos sometido a la madre tierra. No, no somos los pueblos indígenas los responsables de los procesos que nos llevan a la extinción física y cultural.

La muerte de niños indígenas como en el caso de los Wayúu, con un manejo mediático perverso, no es un hecho reciente. Ya hace años que distintas organizaciones nacionales e internacionales han producido informes que dan cuenta de la muerte por hambre de menores indígenas a lo largo y ancho del país, sin que se haya producido una respuesta estatal o gubernamental ni se hayan establecido responsabilidades en relación con estos crímenes.

Hace por lo menos dos años que una cifra escabrosa se hizo pública, sin que se tomaran medidas contundentes al respecto: la Organización Nacional Indígena de Colombia – ONIC, denunciaba cerca de 4000 niños(as) Wayúu muertos por desnutrición en un periodo de cinco años. Nada sucedió, la reacción generalizada no dio cuenta de tan escandaloso número, desafortunadamente el tema ha sido asumido como una coyuntura mediática amarillista y no como un problema estructural de respuestas urgentes y soluciones inmediatas.

Sin embargo este no es el único dato que debe suscitar la alarma generalizada del estado, los medios de comunicación y la sociedad en su conjunto: entre diciembre de 2013 y abril de 2014, se contaban 45 niños(as) Emberá Katío retornados al Alto Andágueda (Chocó), con edades entre los 0 y 8 años, muertos por enfermedades gastrointestinales sencillas y absolutamente previsibles. Entonces tampoco ocurrió nada, la respuesta institucional fue precaria y el componente de dignidad que implica todo retorno jamás se materializó; poco a poco, muchos de esos núcleos familiares decidieron gota a gota devolverse a las ciudades y a la mendicidad.

Ambos casos resultan emblemáticos para el movimiento indígena y para las organizaciones nacionales con asiento en la Comisión de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas (CDDHHPI), sin embargo estos solo son una muestra fehaciente de una situación generalizada, los dos observan canales comunicantes que atraviesan profundas omisiones en cabeza de entes estatales nacionales y regionales y de los órganos de control, absurdamente silentes frente a la cruenta realidad evidenciada; el sistemático incumplimiento de los compromisos adquiridos por la institucionalidad con los pueblos indígenas, la ausencia estatal, la falta de concertación de medidas, la corrupción puesta de presente recientemente en entidades tan importantes en la materia como el ICBF, la carencia de medidas idóneas de prevención que observen los cambios climáticos anuales que tienen lugar en los territorios, la persistencia de necesidades básicas insatisfechas, entre otras circunstancias, han sido las causas de fondo que no han permitido resolver y salvaguardar la vida e integridad personal de la niñez indígena.

Las cifras presentadas y las realidades denunciadas son solo la punta del iceberg; por décadas los Pueblos Indígenas hemos denunciado la muerte de nuestra niñez, de nuestras mujeres en embarazo y lactante, de nuestros adultos mayores; por décadas hemos denunciado como el exterminio de pueblos enteros ocurre bajo la mirada inerme de quienes están llamados a frenar el que sin lugar a dudas puede entenderse como un genocidio en curso. Acertó la Corte Constitucional en 2009 al decir que estábamos abocados a la extinción física y cultural y es un hecho fehaciente que, a la fecha, nos estamos viendo abocados a procesos inminentes y agresivos de exterminio.

Sin lugar a dudas existe una relación directa entre el porcentaje de población indígena y el índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), desafortunadamente esto nos permite inferir que, a mayor población Indígena, mayor porcentaje de NBI; afirmación esta demostrable a través de la triangulación de los departamentos con mayor porcentaje de población indígena (Guainía, Vaupés, Guajira, Amazonas, Vichada, Cauca, Putumayo, Chocó) con el nivel de las brechas más altas y el porcentaje de morbimortalidad.

Son muchos los(as) niños(as) que nacen y mueren sin haber existido para la institucionalidad, en los más escarpados territorios colombianos, desiertos, selvas, serranías, sierras y llanos, en los cuales no existe el más mínimo atisbo de presencia institucional, son muchos los casos de personas indígenas que mueren sin que exista registro alguno de su nacimiento o deceso. La imposibilidad de cultivar, criar nuestros animales, tomar agua pura libre de contaminación y, en resumen, preservar nuestras prácticas tradicionales nos han llevado a padecer esta realidad; los pueblos Ette Ennaka, Yukpa, Wiwa, Sikuani, Emberá Chamí, Hitnu, Makaguan, Nukak, Jiw y muchos otros, víctimas de la desterritorialización, empobrecimiento, desatención y abandono estatal, se suman al Pueblo Wayúu y Emberá Katío en este subregistrado contexto.

Siendo este el panorama afrontado, desde la CDDHHPI consideramos imperativa la generación de acciones de emergencia, articuladas y concertadas lideradas por la Presidencia de la República y ejecutadas por la institucionalidad competente, tendientes a cubrir necesidades básicas como: alimentación, saneamiento básico, acceso a vías, salud y educación; partiendo de los compromisos adquiridos previamente con los pueblos y comunidades indígenas más afectados.

Así mismo es indispensable que los órganos de control, encargados de supervisar el accionar de dicho esquema institucional, de inicio a las acciones a las que haya lugar, en aras de avanzar en la salvaguarda de los 102 Pueblos Indígenas de Colombia, con especial énfasis en los más profundamente impactados por estas condiciones de pobreza e inequidad, los cuales requieren respuestas fondo que transformen sustantivamente la problemática afrontada.

Hacemos un llamado a los medios de comunicación, para que el tema sea tratado con respeto y objetividad, con la imparcialidad requerida desde la ética periodística; trascendiendo la primicia amarillista al recordar que estamos hablando de la muerte de miles de niños(as) indígenas afectados por el abandono histórico, la exclusión y discriminación.

Por último instamos a todos los organismos y agencias internacionales, en especial a la OIT, para que sentándose en la CDDHHPI generen actuaciones de urgencia desde sus mandatos y funciones misionales. Así mismo solicitamos a la CIDH mantener las medidas cautelares proferidas recientemente en lo atinente a la crisis afrontada por el Pueblo Wayúu, a pesar de la solicitud de levantamiento de las mismas presentada por el gobierno nacional, toda vez que la situación que se pretendía resolver, contrario a solucionarse se ha agravado desproporcionalmente.

COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS
Bogotá D.C., 2 de marzo de 2016

Fuentes: acimvip.org.co/web/?p=736       http://www.comisionddhhpi.com/

Leave a comment »

8 DE MARZO

¿Por qué el Día de la Mujer Trabajadora se celebra el 8 de marzo?

El incendio de una fábrica de camisas de Nueva York, en que murieron 146 personas, marcó la lucha por los derechos de la mujer

Pakistani workers dye scarves at their home in Karachi on March 7, 2016, ahead of International Women's Day. Women in Pakistan have fought for their rights for decades, in a country where so-called honour killings and acid attacks remain commonplace. / AFP / ASIF HASSAN

Manifestación en el Día de la Mujer, en Barcelona, el 8 de marzo del 2014.

Barcelona 08/03/2014 Sociedad Manifestacion unitaria Dia Dona Treballadora o del dia de la Mujer Trabajadora del 8 de Marzo. Foto de RICARD CUGAT

Barcelona 08/03/2014 Sociedad Manifestacion unitaria Dia Dona Treballadora o del dia de la Mujer Trabajadora del 8 de Marzo. Foto de RICARD CUGAT

En 1975, la asamblea general de la ONU declaró oficialmente el 8 de marzo Día Internacional de la Mujer. ¿Por qué ese día? El origen no está muy claro y existen varias versiones. La más verosímil es que fue un 8 de marzo del año 1857 cuando un grupo de trabajadoras textiles decidió salir a las calles de Nueva York para protestar por las míseras condiciones en las que trabajaban. Sería una de las primeras manifestaciones para luchar por sus derechos laborales. Distintos movimientos y sucesos se sucedieron a partir de esa fecha.

Uno de los más destacados ocurrió el 25 de marzo de 1911, cuando se incendió la fábrica de camisas Shirtwaist de Nueva York. Un total de 123 mujeres y 23 hombres murieron. La mayoría eran jóvenes inmigrantes que tenían entre 14 y 23 años. Fue el desastre industrial más mortífera de la historia de la ciudad y suposo la introducción de nuevas normas de seguridad y salud laboral en EEUU. Los fallecidos tenían jornadas laborales de 9 horas diarias más siete horas los sábados por un sueldo que hoy equivaldría a entre 166 y 285 dólares a la semana. Según el informe de los bomberos, una colilla mal apagada tirada en un cubo de restos de tela que no se había vaciado en dos meses fue el origen del incendio. Los trabajadores no pudieron escapar porque los responsables de la fábrica habían cerrado todas las puertas de escaleras y de las salidas, una práctica habitual entonces para evitar robos.

Antes de esta fecha, en EEUU, el 28 de febrero de 1909 Nueva York y Chicago ya acogieron un acto que bautizaron con el nombre de ‘Día de la Mujer’, organizado por destacadas mujeres socialistas como Corinne Brown y Gertrude Breslau-Hunt. En Europa, fue en 1910 cuando durante la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, celebrada en Copenhague con la asistencia de más de 100 mujeres procedentes de 17 países, se decidió proclamar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Detrás de esta iniciativa estaban defensoras de los derechos de las mujeres como Clara Zetkin o Rosa Luxemburgo. No fijaron una fecha concreta, pero sí el mes: marzo.

Como consecuencia de esa cumbre de Copenhague, el mes de marzo de 1911 se celebró por primera vez el Día de la Mujer en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza. Se organizaron mítines en los que las mujeres reclamaron derecho a votar, a ocupar cargos públicos, a trabajar, a la formación profesional y a la no discriminación laboral. Coincidiendo con la primera guerra mundial, la fecha se aprovechó en toda Europa para protestar por las consecuencias de la guerra.

La celebración se fue ampliando progresivamente a más países. Rusia adoptó el Día de la Mujer tras la Revolución rusa de 1917. Le siguieron muchos países. En China se celebra desde 1922, mientras que en España se celebró por primera vez en 1936.

No fue hasta 1975 cuando la ONU institucionalizó el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer. Con un objetivo, que hoy en día sigue vigente: luchar en pro de la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo. “El Día Internacional de la Mujer se refiere a las mujeres corrientes como artífices de la historia y hunde sus raíces en la lucha plurisecular de la mujer por participar en la sociedad en pie de igualdad con el hombre”, recuerda la ONU.

 

Leave a comment »

Cambray Guatemala

MP investiga causas de alud que dejó al menos 161 muertos

descarga-12

6 de octubre.  La Fiscalía (MP) investigará las causas de un deslizamiento de tierras que arrasó con el asentamiento de El Cambray II el pasado jueves y que dejó, al menos, 161 muertos y unos 300 desaparecidos.

“Se han iniciado ya las investigaciones sobre la tragedia en el área. Se ha designado un equipo”, publicó el Ministerio Público (MP-Fiscalía) en su cuenta de Twitter.

El portavoz de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) de Guatemala, David de León, ya había dicho que el derrumbe “se podría haber evitado”.

De León había achacado el fatídico desenlace a una “responsabilidad compartida” de instituciones como la municipalidad, que no hace cumplir el Plan de Ordenamiento Territorial, y la propia población, que no atiende a las recomendaciones que alertan del riesgo que supone construir viviendas en barrancos o laderas.

El deslizamiento de tierra se registró sobre las 21:30 horas del pasado jueves en El Cambray II, una colonia declarada de riesgo por la propia Conred.

La zona donde en la que se produjo este deslizamiento de tierra ya fue declarada en 2008 de riesgo por la Conred, quien advirtió a las autoridades municipales del peligro que existía en ese lugar por estar ubicado en una ladera.

De acuerdo a un informe de la institución estatal, fechado el 5 de noviembre de 2014, el sector, debido a las crecidas del río Pinula sufridas durante varios años, sufría “socavación y erosión en terrenos y viviendas”.

Entre las recomendaciones, instaba a la municipalidad de Santa Catalina Pinula a considerar la reubicación de la comunidad afectada “parcial o totalmente” en lugares que reunieran “condiciones aptas para viviendas”.

En el caso de mantener la comunidad, agrega el escrito, se debe tomar en cuenta que las viviendas ubicadas al borde del caudal “deben ser reubicadas” y el resto tienen que estar sujetas a un monitoreo constante.

El informe exhortaba también a restringir el paso de vehículos pesados por el sector, proteger las cañerías de agua que estaban al descubierto o “conservar” las laderas.

Según la Fiscalía guatemalteca, hasta el momento se contabilizan 171 muertos.

De acuerdo a la Conred, solo en el área metropolitana hay 232 asentamientos considerados “de riesgo”, al estar ubicados en laderas o barrancos, y se calcula que en ellos viven unas 300.000 personas.

Leave a comment »

GUINEA ECUATORIAL

Guinea Ecuatorial

TEODORO OBIANG

POWERPONIT:     294b_Ma_Guinea_Ecuatorial

Pero esta carta es sólo el primer paso, ahora te toca a ti dar el siguiente ayudando a que llegue a la mayor cantidad posible de personas.

 

Si crees que esta lucha tiene sentido y deseas poner tu grano de arena, reenvía este mensaje a todos tus contactos.

Gracias por tu tiempo y tu ayuda.

 

FERNANDO GAMBOA

Carta de Fernando Gamboa  FERNANDO  CAMBOA

Montaje: Tomás    

Leave a comment »