Archive for Filipinas

NAVIDAD DE TODOS

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

NAVIDAD Si en tu corazón hay un poco más de amor, es Navidad. Si sabes perdonar al que te ofende, es Navidad. Si buscas a Dios de verdad, es Navidad. Si trabajas por la justicia entre los hombres, es Navidad. Si sabes sufrir con amor, es Navidad. Si le das una mano al caído, es Navidad. Navidad es, en fin, cuando practicamos cualquier obra misericordiosa, secar una lágrima, obsequiar una sonrisa, calmar un dolor, suavizar una pena, ir por la vida sembrando flores sin espinas, en una palabra: Navidad es amor, siempre amor. Navidad es Dios, y Dios es amor!

P6020033

Anuncios

Leave a comment »

DÍA MUNDIAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

Derechos Humanos

Derechos Humanos

Por: Redacción Quo

Fuente: ONU

La ONU los estableció para cumplir con la libertad, la justicia y la paz en el mundo.

La promoción y protección de los derechos humanos ha sido una de las mayores preocupaciones para las Naciones Unidas desde el 10 de diciembre que se promulgó la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

 

Para que siempre los tengas presentes, te presentamos los 30 derechos humanos.

1.- Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

 

2.- Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

 

3.- Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

 

4.- Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas.

 

5.- Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

 

6.- Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica.

 

7.- Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley.

8.- Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.

 

9.- Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley.

 

10.- Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.

 

11.- Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal.

12.- Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa.

 

13.- Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques.

 

14.- Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.

 

15.- En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.

 

16.- Toda persona tiene derecho a una nacionalidad.

 

17.- Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia, y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio.

 

18.- Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente.

 

19.- Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

 

20.- Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

 

21.- Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.

 

22.- Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos.

 

23.- Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad.

 

24.- Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.

 

25.- Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas.

 

26.- Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad.

 

27.- Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.

 

28.- Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos.

 

29.- Toda persona tiene deberes respecto a la comunidad, puesto que sólo en ella puede desarrollar libre y plenamente su personalidad.

 

30.- Nada en esta Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración.

 

 

Leave a comment »

Tragedia en Filipinas:

IMAGEN-13175036-2Tragedia en Filipinas: ‘La gente va como zombie en busca de comida’

Habría 10 mil muertos y 2 mil desaparecidos tras paso de ‘supertifón’. Se reportan saqueos.

El supertifón Haiyan dejó al menos 10.000 muertos y 2.000 desaparecidos en su paso por Filipinas, lo que lo convierte en el desastre natural más mortífero registrado en este país, según estimaciones de las autoridades el domingo. (Lea también: Papa Francisco lamentó tragedia que azota a Filipinas)

Los equipos de rescate tenían dificultades para llegar a las localidades afectadas, donde se desconoce la cifra de muertos, mientras que los supervivientes buscaban comida ante la escasez de suministros e intentaban encontrar a sus seres queridos. (Vea las imágenes de la devastación que dejó el tifón Haiyan).

“La gente camina como zombies en busca de comida”, dijo Jenny Chu, estudiante de medicina en Leyte. “Es como una película”, añadió. La mayoría de las muertes parecieron haber sido causadas por el crecimiento de las aguas, que muchos compararon con un tsunami.

En Vietnam, donde se espera que la tormenta llegue el lunes por la mañana, más de 600.000 personas fueron evacuadas aunque el tifón perdió fuerza en su paso por el mar de China del Sur.

Dos islas del centro del archipiélago filipino, que se encontraban en plena trayectoria de Haiyan cuando sacudió la zona el viernes de madrugada, han sido especialmente afectadas. “Nos reunimos con el gobernador [de la provincia de Leyte] la pasada noche y basándonos en las estimaciones del gobierno, hay 10.000 víctimas [fallecidos]”, declaró a la prensa Elmer Soria, un alto responsable policial de Tacloban, la capital de la provincia de Leyte, en la isla del mismo nombre.

En Samar, punto de entrada del tifón en el país el viernes, se confirmó la muerte de al menos 300 personas en la pequeña ciudad de Basey, y 2.000 están desaparecidas en toda la isla, indicó Leo Dacaynos, miembro del consejo de gestión de catástrofes, en la radio DZBB.

También se confirmó la muerte de otras decenas de personas en otras ciudades y provincias devastadas por el supertifón en un frente de 600 km. Numerosas localidades permanecían incomunicadas y las autoridades parecían superadas por la magnitud de la catástrofe y el número de víctimas por rescatar. (Lea también: Colombia expresa su solidaridad y ofrece ayuda a Filipinas tras tifón)

Casas destruidas, postes eléctricos arrancados, vehículos volcados y supervivientes aturdidos deambulando por las calles: el paisaje que dejó el paso de Haiyan, acompañado por vientos de hasta 315 km/hora, recordaba a muchos el dejado por el tsunami en Asia en diciembre de 2004.

“Se trata de destrucciones masivas […] La última vez que vi algo parecido fue durante el tsunami en el Océano Índico” que dejó 220.000 muertos en 2004, afirmó Sebastian Rhodes Stampa, jefe del equipo de la ONU encargado de la gestión de desastres que se encontraba en Tacloban. (Lea además: Al menos 4 millones de niños pueden estar afectados por tifón: Unicef).

En Vietnam, las autoridades evacuaron “más de 174.000 hogares, lo que equivale a más de 600.000 personas”, según un comunicado del ministerio vietnamita de Control de Inundaciones y Tormentas.

Se espera que la tormenta llegue al país el lunes por la mañana, 24 horas después de lo previsto inicialmente, tras cambiar repentinamente de trayectoria lo que obligó a realizar evacuaciones masivas en la provincia de Nghe An, en el norte, a unos 230 km de la capital, Hanói.

Haiyan “avanza rápidamente hacia el norte/noroeste, a una velocidad de 35 km/h”, indicó la agencia de meteorología vietnamita. Debería tocar tierra el lunes a las 07H00 (12H00 GMT) degradado a categoría 1 y con vientos de hasta 74 km/h.

Consideran declarar estado de sitio

“Desde un helicóptero, puede verse el alcance de la devastación. Desde la costa y un kilómetro adentro, no hay estructuras en pie. Fue como un tsunami”, dijo el ministro del Interior, Manuel Roxas. “No sé cómo describir lo que he visto.

Es horrible”, agregó. Testigos narraron que saqueadores arrasaron con varias tiendas en Tacloban, en momentos en que los esfuerzos de los socorristas por entregar alimentos y agua se veían obstaculizados por el corte de caminos y de los sistemas de comunicaciones. Una estación de televisión dijo que los cajeros automáticos fueron abiertos.

Turbas atacaron camiones con comida y tiendas en Leyte, dijo el director de la Cruz Roja filipina, Richard Gordon. “Hay pandillas operando allí”, afirmó. El presidente Benigno Aquino dijo que el Gobierno desplegó a 300 soldados y policías para restablecer el orden y que consideraba aplicar el estado de emergencia en Tacloban para restaurar la seguridad.

“Esta noche, una columna de vehículos blindados llegará a Tacloban para mostrar la resolución del Gobierno para detener este saqueo”, dijo.

La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios dijo que imágenes aéreas mostraban un “daño importante a las áreas costeras”, con casas destruidas y vastas extensiones de tierras agrícolas “diezmadas”.

La destrucción se extendió más allá de Tacloban. Las autoridades aún tienen que establecer contacto con Guiuan, una localidad de 40.000 personas que fue la primera impactada por el tifón. Baco, ciudad de 35.000 habitantes ubicada en la provincia de Mindoro Oriental, estaba en un 80 por ciento bajo el agua, dijo la ONU.

También había información de daños en la región de Visayas, formada por ocho grandes islas, incluidas Leyte, Cebú y Samar. Varios turistas, en tanto, quedaron atrapados en medio del desastre. “El agua marina llegó hasta el segundo piso del hotel”, dijo Nancy Chang, una ciudadana china que se encontraba en Tacloban en un viaje de negocios y que debió caminar tres horas a través del barro y los escombros para llegar a un centro de evacuación militar situado en el aeropuerto. “Es como el fin del mundo”, describió.

Leave a comment »

Las inundaciones de la India

Las inundaciones de la India en junio de 2013: el cuarto desastre meteorológico de la Tierra desde 2000 Unas-15000-personas-atrapadas-por-las-inundaciones-en-Uttarakhand-centro-de-peregrinacion-de-la-India Más de cinco mil personas desaparecidas a raíz de las devastadoras inundaciones que afectaron la región del Himalaya Uttarakhand de la India el 14-17 de junio de 2013, ya han sido declarados muertos, haciendo la inundación monzón uno de los desastres más significativos de la India en los registros, y de la Tierra, como el cuarto más mortal relacionados con los desastres del tiempo desde 2000. La cifra de muertos de 5748 encabeza el anterior record del peor monzón e inundaciones con una cifra de muertos de la India de 4892, establecido en julio de 1968 en las provincias de Rajasthan y Gujara. Según el Departamento Meteorológico de la India, Uttarakhand, que se encuentra justo al oeste de Nepal en el Himalaya, recibió precipitaciones de un 847% de lo normal durante la semana del 13 – 19 de junio de 2013. Dehradun, la capital de Uttarakhand, recogió 14,57 “(370 mm) de lluvia en 24 horas el 16-17 de junio, la precipitación más alta en 24 horas en la historia de la ciudad. Las lluvias torrenciales provocaron un deslizamiento de tierras que afectó al santuario hindú de Uttarakhand en Kedarnath, que se encuentra a poca distancia de dos glaciares de montaña. El santuario es un lugar de peregrinación importante en junio, y se llena de visitantes que celebran una fiesta religiosa. Las lluvias monzónica de junio 2013 en Uttarakhand fueron muy inusuales, ya que el monzón llegó a la región dos semanas antes de lo normal. El monzón comenzó en el sur de India, cerca del 01 de junio fecha normal de su llegada, pero luego avanzó por toda la India de una manera inusualmente rápida, llegando a Pakistán a lo largo de la frontera occidental de la India el 16 de junio, un mes antes de lo normal. Esta fue la progresión más rápida del monzón de la historia. El récord anterior de más rápida progresión de los monzones se produjo en 1961, cuando toda la India estaba bajo las condiciones del monzón el 21 de junio según los registros que se remontan a 1961. El Blog del Dr. David Petley tiene un excelente análisis del evento y escribe: “El factor importante aquí es que la lluvia cayó en momentos en que todavía había nieve en el suelo – y cualquier experto de alta montaña le dirá que la combinación de fuertes lluvias en fusión de la nieve es la medida para deslizamientos de tierra”. Precipitaciones estimadas por satélite para el período de 7 días, 11 – 17 de junio 2013, del satélite TRMM de la NASA donde se superan los 508 mm sobre porciones de la provincia de Uttarakhand de la India, lo que llevó a inundaciones catastróficas. Crédito de la imagen: NASA. Fuente: Wunderground.com Los peores desastres relacionados con el tiempo meteorológico en la Tierra desde 2000 1) Ciclón Nargis, Myanmar, 2008: 138,366 2) Ola de calor, Europa, 2003: 71,310 3) Ola de calor, Rusia, 2010: 55,736 4) Inundaciones, India, 2013: 5,748 5) Ciclón Sidr, Bangladesh, 2007: 4234 6) Ola de calor, Europa, 2006: 3418 7) Huracán Jeanne, Haití: 2004, 2754 8) Inundaciones, Haití, May 2004: 2665 9) Inundaciones, Pakistán, 2010: 1985 10) Tifón Bopha, Filipina: 2012, 1901 11) Huracán Katrina, U.S., 2005: 1833 12) Deslizamientos, China, 2010: 1765 Imagen-India-lluvias-Uttarkashi-Uttarakhand-EFE_ECMIMA20130618_0115_4 Fuente: Wunderground.com Para más detalles y seguir leyendo:http://www.wunderground.com/blog/JeffMasters/article.html?entrynum=2464

Leave a comment »

Desastres Silenciosos

Desastres silenciosos, ¿qué emergencias humanitarias desconocemos?

Algunos desastres y emergencias humanitarias en el mundo reciben poca atención mediática o caen en el olvido, pese a que afectan a numerosas personas y familiasdesastressilenciosos_art

Por AZUCENA GARCÍA

9 de julio de 2013

– Imagen: Cruz Roja -No todos los desastres se conocen. No todas las emergencias humanitarias ocupan primeras páginas, ni siquiera últimas. En realidad, solo las grandes catástrofes se difunden. A pesar de que afectan a numerosas personas, los desastres de pequeña o mediana escala no generan ruido en los medios. Son desastres silenciosos. Emergencias humanitarias que desconocemos, pero que determinan el presente y el futuro de miles de familias. Este artículo repasa algunos de ellos y cómo cada vez son más frecuentes y de mayor intensidad.

Desastres silenciosos de los que nadie habla

El 91% de los desastres que ocurren en el mundo pasan desapercibidos. Son silenciosos. A pesar de afectar a millones de personas, son desastres de pequeña o mediana escala “que la mayoría del planeta desconoce” porque los medios no informan sobre ellos. La Cruz Roja y la Media Luna Roja atienden cada mes una media de 31 desastres o emergencias sanitarias de este tipo, lo que supuso prestar asistencia a 20 millones de personas en 2011 y a más de 9,5 millones en 2012.

La Cruz Roja y la Media Luna Roja atienden cada mes una media de 31 desastres o emergencias sanitarias silenciosas

La atención mediática es importante. Los medios de comunicación difunden las noticias en todo el mundo. A través de ellos se conocen desastres ocurridos a miles de kilómetros, se genera interés, seguimiento mundial e, incluso, se pide ayuda o se recibe de manera espontánea. Por el contrario, cuando no se informa de una catástrofe, es probable que se desconozca, con las consiguientes consecuencias. La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) afirma que “la amplia mayoría de los desastres y emergencias humanitarias globales corren el riesgo de recibir una atención mediática insuficiente, no recibir apoyo o quedar simplemente olvidadas”.

Atender a un volumen importante de afectados requiere dinero. “Los desastres silenciosos pueden ser también catástrofes a gran escala cuando los llamamientos de emergencia no reciben los fondos suficientes”, señala Cruz Roja. Responder a las necesidades de casi diez millones de personas el pasado año se tradujo en un importe de 13,7 millones de euros y, en el futuro, se necesitarán más. Se espera que el cambio climático, la urbanización y el crecimiento de la población “incrementen el número y la repercusión de las catástrofes”, agrega la organización.

Los datos parecen confirmar esta sospecha. El Centro de Investigación sobre la Epidemiología de los Desastres (CRED) registró en 1992 un total de 221 desastres naturales, que ascendieron a 336 en 2011. Las cifras de víctimas y fondos que se necesitaron para hacer frente a estas catástrofes fueron importantes: en 1992 resultaron afectadas 78 millones de personas, hubo 14.811 muertes y pérdidas económicas por valor de 70.000 millones de dólares; en 2011, hubo 209 millones de personas afectadas, 31.105 muertes y 366.000 millones de pérdidas económicas. “En 2015, se espera que 375 millones de personas al año se vean afectadas por catástrofes relacionadas con el clima”, alerta Cruz Roja.

Doce desastres silenciosos

huracansandy_art2

¿Por qué no se informa de todos los desastres? ¿Acaso no nos influye lo que ocurre a miles de kilómetros? ¿Qué criterio determina que se hable de una emergencia u otra? Cruz Roja explica que “un desastre de gran magnitud suele eclipsar a numerosos desastres que tienen lugar a la vez”. Es lo que ocurrió en 2012, cuando el huracán Sandy causó graves destrozos en Estados Unidos. A la vez, “otros dos ciclones tropicales asolaban India y Vietnam y se producían graves inundaciones en Argentina, Somalia e Indonesia”, señala Cruz Roja, pero se dio prioridad al desastre del país norteamericano, incluso a pesar de que también afectó a Bahamas, Cuba, Jamaica, Haití y la República Dominicana, con similar balance de víctimas mortales.

Pero este no ha sido el único caso. Para poner de manifiesto la magnitud de esta diferencia, la campaña “Desastres Silenciosos”, desarrollada por la Cruz Roja de 11 países europeos, destaca 12 desastres silenciosos.

1. Tormenta tropical en Bangladesh.

2. Inundaciones de Ecuador.

3. Huracán Sandy en el Caribe.

4. Frío extremo en Mongolia.

5. Terremoto de Tayikistán.

6. Retornados y refugiados de Burundi y el Congo.

7. Inseguridad alimentaria en Burkina Faso.

8. Inseguridad alimentaria de Camboya.

9. Inseguridad alimentaria del sur de África.

10. Brote de dengue en El Salvador.

11. Brotes de epidemias en Uganda.

12. Fiebre aftosa en Vietnam.

Más fenómenos meteorológicos y más fuertes

Los desastres naturales y las emergencias humanitarias pueden afectar a todas las personas. No entienden de nacionalidades, países o nivel de riqueza. Intermón Oxfam recuerda que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) “ha indicado que los fenómenos meteorológicos extremos se incrementarán en frecuencia y fuerza si no se toman medidas para luchar contra el cambio climático”. El riesgo está presente.

Una mayor frecuencia y severidad de los fenómenos meteorológicos extremos agravaría los impactos del cambio climático

Pero más importante todavía es ser consciente de las consecuencias de estos fenómenos. Los desastres implican cosechas arrasadas, viviendas destruidas o transmisión de enfermedades, entre otras cuestiones. Así lo constata el informe de Oxfam “Extreme weather endangers food security 2010-11: A grim foretaste of future suffering and hunger?”. Este trabajo asegura que diversos fenómenos meteorológicos extremos han favorecido la inseguridad alimentaria “a escala global, regional y local” desde 2010.

Los fenómenos meteorológicos extremos son una amenaza. Se prevé que una mayor frecuencia y severidad de estos agrave los impactos del cambio climático “en el rendimiento de las cosechas y en los precios de los alimentos”, advierte Oxfam, “provocando una escasez de comida, desestabilizando los mercados y precipitando el alza de los precios”. De hecho, sus efectos ya se han visto en el aumento de los precios del trigo, lo que ha puesto en riesgo la seguridad alimentaria “en muchas partes del mundo”.foto_134009_108885_nc

Leave a comment »

La amarga historia del azúcar

Captura-de-pantalla-2013-04-04-a-las-12_04_28-600x397

Campos de caña de azúcar en Kalasin (Tailandia)

Hubo un tiempo en el que los hombres eran incapaces de sobrevivir al duro invierno. Durante los meses más cálidos, acumulaban frutos y carne, pero nunca conseguían suficiente alimento para pasar la época de frío. La población se veía diezmada en cada estación invernal y los humanos vivían continuamente acechados por la preocupación de la muerte. El Creador vio su sufrimiento y pidió ayuda al espíritu de los bosques, el Arce, para darles una fuente de energía que les permitiera sobrevivir. El Arce ofreció su sangre, dulce y energética, para suplir las carencias de los humanos. Pero obtener el jugo era demasiado fácil y su sabor, demasiado apetitoso: los hombres se volvieron adictos a aquella dulce savia y dejaron de consumir todo lo demás. Abandonaron sus poblados para aferrarse a los troncos de los arces y engordaron tanto que apenas podían moverse. Para revertir esa situación, el Creador decidió dificultar el acceso al dulce néctar: la savia dejaría de fluir de forma constante y los humanos tendrían que esperar hasta el final del invierno para recogerla. Después tendrían que transformarla ellos mismos, primero en sirope, y luego en azúcar. Así apreciarían el regalo que se les había concedido.

Ésta es una de las numerosas leyendas que los indios americanos cuentan sobre el origen del sirope de arce, ese popular líquido que en Norteamérica colocan en postres como las tortitas. El arce es una fuente marginal de azúcar, pero la leyenda sigue siendo una metáfora sobre los usos y abusos de un alimento que, hoy como hace cuatro siglos, arrastra sangre y sacrificio en su origen, y provoca la adicción de los opulentos.

Según se cree, los pueblos originarios de la isla de Nueva Guinea fueron los primeros en domesticar la caña de azúcar, que después pasó al Sudeste asiático: polinesios y asiáticos sólo usaban el jugo de la caña para beberlo. Sólo más tarde, en la India, se descubrió la técnica para convertir el jugo de caña en los dulces cristales con los que hoy nos endulzamos el café. Fue Alejandro Magno quien llevó a Grecia la preciada planta, que comenzó a comerciarse como un producto de lujo, y que se empleaba también por sus propiedades medicinales. A España llegó a través de los árabes y, en su segundo viaje a las Indias, Cristóbal Colón la introdujo en América, donde, en las regiones de climas tropicales, comenzaron a expandirse vastísimos cultivos de la caña, que nunca terminó de crecer bien en los climas templados y fríos de Europa. Sólo mucho después, en el siglo XVIII, los europeos descubrieron las propiedades cristalizadoras del zumo de remolacha, y fue entonces cuando su consumo se generalizó en el continente. Todavía hoy parece un pequeño misterio que el mismo producto pueda extraerse de lugares tan diversos como los altivos tallos de la caña y las raíces de la remolacha.

Campo caña de azucar

Campos de caña de azúcar en Kalasin (Tailandia)

En 2011 se produjeron más de 168 millones de toneladas de azúcar en todo el mundo#; en los países ricos se consumen unos 30 kilos por persona y año#. No son sólo las cucharadas que añadimos al café o los dulces que tomamos: el azúcar está presente en el pan, los lácteos y un sinfín de productos elaborados, salados y dulces, desde las empanadillas hasta los embutidos, pasando por la salsa de tomate. Si ni siquiera tenemos claro qué alimentos contienen azúcar, no hablemos de su origen; y se trata de un alimento básico, demasiado importante como para desconocerlo hasta ese punto. Por eso dedicaremos las próximas páginas a investigar, en toda su extensión, la cadena de producción del azúcar, desde la siembra hasta que llega a nuestras mesas. El trayecto es largo y difícil de trazar, plagado de infamias y sinsentidos propios de un sistema que coloca la tierra, el agua y a los seres humanos al servicio de la acumulación de capital. El relato será, cuando menos, agridulce.

El trabajo más duro del mundo

La primera parte de la cadena de producción es la que está bañada con más sangre. El cultivo de la caña de azúcar, de la que proviene cerca del 80 por ciento del azúcar que se produce a nivel mundial#, una planta propia de climas tropicales, fue, en los años de la conquista y colonización de América del Sur, una pieza fundamental de la economía esclavista que colocó a pueblos y continentes enteros al servicio de las metrópolis ibéricas. Dos siglos después de la abolición legal de la esclavitud, en Brasil, el principal productor y exportador mundial de caña de azúcar, miles de jornaleros trabajan en condiciones análogas a la esclavitud, una situación que se repite en los cañaverales de medio mundo. De hecho, aunque la recogida de caña tiene fama de ser uno de los trabajos más duros que existen, en la mayoría de los casos se sigue realizando de forma manual#: la mano de obra es tan barata que la industria brasileña no tiene incentivos para emprender una mecanización que lleva anunciando desde los años 70, y mucho menos en la India, el segundo mayor productor mundial#, donde las máquinas se utilizan en apenas un 4% de la producción. El resto son jornaleros que golpean con sus machetes los robustos tallos de la caña.

Aunque la mecanización no llega, la productividad en el sector no deja de crecer, vía rebaja salarial. Se ha generalizado el pago a los jornaleros por peso recogido, lo que los obliga a trabajar más horas. A menudo, para llegar a un salario de miseria se requieren jornadas extenuantes: algunas estimaciones calculan que, para cortar una media de 12 toneladas de caña por día, el trabajador ha de caminar ocho kilómetros, dar 130.000 golpes de poda y perder ocho litros de agua#. No extraña entonces que, en muchos casos, los cortadores consuman drogas, como crack y marihuana, para aliviar sus peonadas. Tampoco sorprende que, a los pocos años de trabajar en las plantaciones, desarrollen enfermedades por la dureza del trabajo, la exposición a agrotóxicos y quemas y las nefastas condiciones de higiene y seguridad laboral.

Sangre y sacrificio para conseguir el jugo que se convertirá en dulces cristales, aunque no sólo en cristales. Cada vez un mayor porcentaje de los cultivos de caña –en Brasil, más de la mitad- se dedica a la producción de biocombustibles como el etanol. Aunque este producto se vendió como una alternativa ecológica a la combustión de hidrocarburos, se cuestiona cada vez más que, en un planeta donde mil millones de personas pasan hambre crónica#, se destinen millones de hectáreas a cultivar plantas que llenarán los tanques flex fuel de los automóviles de São Paulo, Los Ángeles o París. Todo ello, en un momento en que la caña se suma al arrollador avance de la soja, así como a la construcción de enormes emprendimientos como las grandes minas a cielo abierto o las centrales eléctricas. En América Latina, de la Amazonia al Cono Sur, las transnacionales de la agroindustria o la minería imponen sus intereses y, con la connivencia de los gobiernos de turno, expulsan a las poblaciones indígenas y campesinas, que en muchos casos se verán abocados a aceptar condiciones de trabajo esclavistas en el campo, o migrarán a las ciudades para engordar las favelas urbanas. La lógica del sistema está atravesada por la necesidad de acumulación de capital constante; y toda acumulación proviene de un despojo. Los indígenas suramericanos del siglo XXI viven, cinco siglos después de la llegada del hombre blanco a sus tierras, una nueva oleada de desalojos que posibilitan la amenaza, la represión y la violencia.

laboral

Una planta egoísta

Una constante se repite a lo largo y ancho del planeta, tanto en las plantaciones de azúcar como en las de soja o maíz: allí donde el agronegocio exportador sustituye al pequeño campesino, se multiplica la devastación social y ambiental. Los pequeños cultivos producen más alimentos y dan trabajo a más campesinos; los monocultivos extensivos son, por definición, perjudiciales para la tierra: empobrecen la población microbiana, el contenido de micronutrientes y la capacidad del suelo para retener el agua. Algunos estudios sostienen que rotar los cultivos con leguminosas, aplicar abonos naturales y reducir la maquinaria aumentaría la productividad en torno al 20 o 30 por ciento#.

Si la caña se cultiva normalmente en grandes extensiones de monocultivo, la remolacha suele sembrarse en campos de menores dimensiones; pero ambas plantas tienen varias cosas en común: las dos son voraces en la absorción de nutrientes, las semillas se compran a grandes empresas –a menudo, transgénicas- y, para conseguir un pleno rendimiento, el agricultor debe aplicar los agroquímicos que fabrican las mismas empresas.

Los grandes monocultivos de caña o soja se asocian a la pérdida de la diversidad de especies; lo cierto es que, desde la Revolución Verde iniciada a mediados del siglo XX, las especies y variedades menos productivas se han dejado de lado. Apenas un dato: el 90% de las calorías que se consumen a nivel mundial proceden de apenas una treintena de variedades#. Pero los monocultivos de una sola variedad dejan campos enteros inermes frente a las plagas; para evitarlas, se hacen cada vez más necesarios pesticidas y herbicidas cada vez más potentes, que acaban con los microbios, pero que también tienen efectos perjudiciales en la población humana. Y, si la toxicidad de los alimentos que consumimos es cada vez más preocupante, no lo es menos la pérdida de biodiversidad de las especies, que hace a los seres humanos cada vez más vulnerables y pone en entredicho la soberanía alimentaria. En muchas regiones del mundo, la privatización de las semillas y las patentes es un debate candente y, para las comunidades campesinas, una batalla definitiva contra un sistema económico que los condena a la marginalidad.

 laboral

Los desequilibrios del comercio internacional

Campos de caña de azúcar en Kalasin (Tailandia)

La cadena de producción del azúcar no se resume a la siembra y el cultivo: después de la recogida de los tallos de la caña o de las raíces remolacheras, queda aún un largo camino hasta que el azúcar llegue a nuestra mesa: refinado, envasado, transporte, distribución. El comercio del azúcar es cada vez menos localista y más global, es decir, el azúcar que consumen los seres humanos de todo el planeta cada vez viaja más kilómetros. Esto, además de consecuencias sociales e incluso geopolíticas, supone un alto coste en términos medioambientales, que han abierto un debate en torno a la necesidad de proteger la producción local mediante medidas proteccionistas en cada estado que, además, protejan la soberanía alimentaria de cada país. Frente a estas posiciones, los países del Sur enfatizan la injusticia que supone que los países del Norte, que obligaron al Sur a abrir sus fronteras a las manufacturas europeas y estadounidenses, levanten altos muros para defender su agricultura, el único sector en el que pueden competir muchos países africanos o latinoamericanos.

Mientras los jornaleros brasileños, camboyanos o guatemaltecos experimentan en sus carnes las duras leyes de la competencia del comercio mundial, los agricultores europeos que todavía plantan remolacha lo hacen gracias a los generosos subsidios de una Unión Europea, que no sólo garantiza su mercado imponiendo fuertes tasas al azúcar que llega de fuera, sino que coloca en el mercado exterior su azúcar a un precio muy inferior al de coste (práctica conocida como dumping). Con ello, expulsan del mercado a países que no pueden producir a un coste tan bajo, e introducen volatilidad en un sector que depende más de los subsidios y las cuotas que de la demanda real.

Países como Brasil, Tailandia y Australia han batallado en la Organización Mundial del Comercio (OMC) para poner fin al dumping practicado por una agricultura europea que se debate entre la competencia desleal con los países del Sur y la desaparición. Pese a las resistencias, y en parte gracias a la presión de los países exportadores del Sur –o tal vez por la propia lógica del sistema capitalista-, algunas de estas medidas proteccionistas van cayendo, y desde 2006 los cambios regulatorios en el mercado europeo del azúcar han hecho caer en picado los cultivos de remolacha en países como España, al tiempo que los criterios de eficiencia imponen una mayor concentración al sector. Sin embargo, la liberalización del sector no ha hecho aumentar, por ahora, el precio internacional del azúcar. En cuanto a Estados Unidos, otro importante productor de remolacha, las tareas de la cosecha están reservadas de forma casi exclusiva a los inmigrantes latinoamericanos. Una vez más, del norte de América hasta Camboya, inmigración y explotación laboral van de la mano.

 

¿Demasiado azúcar?

La adicción y la enfermedad llegan al final de la cadena. A los seres humanos nos gusta el azúcar por naturaleza, pues los azúcares son la principal fuente de energía para el consumo inmediato de nuestras células. Además, el organismo humano tiende a habituarse rápidamente al consumo de una determinada cantidad de glucosa, lo que significa que, cuanta más tomemos, más nos pedirá el cuerpo. Como en la leyenda del Arce, los problemas para la salud derivados del consumo de azúcar llegaron con su fácil acceso. Durante siglos, no estuvo al alcance de todos; hoy, el abuso en el consumo de azúcar deriva en enfermedades graves, como la obesidad y la diabetes, cada vez más frecuentes en los países ricos, donde el estilo de vida es cada vez más sedentario.

Azucar

Campos de caña de azúcar en Kalasin (Tailandia)

Las campañas publicitarias que promueven el consumo de azúcar se alternan con la propaganda que nos inyecta la afección por lo ‘light’ o ‘diet’. Pese al miedo a engordar generalizado en buena parte de la población, especialmente entre las mujeres, el consumo de azúcar sigue creciendo en el mundo opulento: en España, pasó de los 24 kilos por persona y año en 1987 a los 30 kilos de 2003#. Sin embargo, el consumo de azúcar de mesa –los cristalitos que le colocamos al café o con los que preparamos los postres- disminuyó notablemente. ¿Y entonces? La respuesta está en los hábitos de consumo. La mayoría de los productos elaborados que compramos, dulces o salados, llevan azúcar añadido, desde unas empanadillas hasta una salsa de tomate, pasando por los embutidos. El 75 por ciento# del azúcar que consumimos viene de este tipo de productos, sin duda menos saludables que los alimentos frescos. La mayor parte de las veces, consumimos azúcar sin siquiera saberlo…

 

Las resistencias

Los datos siempre son fríos, pero esta larga cadena, subyugada a la lógica del capital, oculta miles de nombres propios, protagonistas, víctimas y triunfadores. Conoceremos sus historias. Y tampoco será todo amargura: cada vez surgen, también, más alternativas que buscan un menor impacto social y medioambiental, como la miel –que endulzó los paladares europeos hasta la generalización del consumo de azúcar en el siglo XVIII- o la estevia, una planta que muchos aclaman por sus cualidades medicinales y que se puede cultivar en cualquier balcón. Y resistencias de quienes, a lo ancho y largo del mundo, sufren en primera persona los vaivenes del mercado, como los valientes guerreros del Movimiento de los Sin Tierra en Brasil. O quienes, desde latitudes más acomodadas, pelean desde sus pequeños huertos caseros para escapar a la lógica de un sistema donde cada vez es más difícil tener garantías sobre la toxicidad de los alimentos que comemos.

La primera batalla es la de la información. Queremos saber no sólo de dónde viene el azúcar, sino en qué cantidades debemos consumirlo y cuál es la bondad tanto de las alternativas solidarias –el comercio justo está en el punto de mira- como de los sustitutos –ciertos edulcorantes hipocalóricos, como la sacarina, han sido prohibidos en algunos países por sus efectos negativos para la salud-. Queremos conocer cuáles son las perversiones de un sistema que alimenta a los coches antes de las personas, y que, en nombre de la sacrosanta libertad –que a menudo no es sino una carta blanca a la dominación de los grupos de poder-, condena a la miseria y al despojo a millones de campesinos en todo el mundo, obligados a trabajar de sol a sol a cambio de un salario indigno. Un sistema para el que todo es mercancía, desde la tierra a los jornaleros, desde el agua a las semillas. Nada escapa a la lógica de la acumulación de capital y a las voraces leyes de competencia del mercado global.

La producción del azúcar sigue siendo una historia muy amarga. De todos nosotros depende hacerla más dulce.

COMPARTIDO: http://periodismohumano.com/

 

Comments (2) »

LOS 15 PAÍSES MÁS POBRES DEL MUNDO

5_negritos_hambre   POWER POINT:  LOS 15 PAISES + POBRES DEL MUNDO

Leave a comment »