Archive for inundaciones

La noche del 25 de diciembre de 1917

Cómo fue el terremoto que azotó a Guatemala en una Navidad
La noche del 25 de diciembre de 1917, la celebración de Navidad se opacó a las 22.20 horas cuando los guatemaltecos salieron de prisa de sus viviendas para hallarse en medio de una nube de polvo que, una vez disipada, dejó ver a la ciudad desmoronándose.
Por José Luis Escobar

24 de Diciembre de 2017 a las 09:36h

0
Archivado en:

Terremoto en Guatemala

Aspecto de la 5ª. avenida y 17 calle de la zona 1 después de los sismos que hace un siglo destruyeron la ciudad de Guatemala. Al fondo se aprecia el Castillo de San José, hoy Museo Militar.

El remezón fue apenas el primero de varios más que hubo y que redujeron a la urbe a escombros.

LE PUEDE INTERESAR
Entérese de lo que sucede antes de un terremoto

Los documentos históricos remarcan cuán destructivos fueron esos eventos, pues dejaron a la capital sin los edificios públicos; las iglesias también fueron devastadas, al igual que cientos de hogares.

Los sobrevivientes buscaron espacios para pernoctar, y en ese momento pensaron que sería un refugio temporal pero, para muchos, se convirtió pronto en la única opción de vivienda, porque la cadena de sismos cesó hasta en enero de 1918.

Bajo la Luna llena

 

Un relato de esa fatídica noche fue incluido, en 1919, en el reportaje Las capitales destruidas de Centroamérica, publicado en la revista National Geographic.

Aduana Central. Antiguo edificio de la Aduana Central, ubicado en la 10ª. calle entre 12 y 14 avenidas, zona 1. El inmueble lo utiliza ahora la Policía Nacional Civil.

En el apartado Un terremoto navideño en Guatemala, el arqueólogo, historiador y antropólogo estadounidense Herbert Spinden (1879–1967) escribió acerca de los sucesos.

 

Anotó que el 17 de noviembre de 1917 la mitad de Amatitlán fue desolada por un fuerte sismo y que desde esa fecha empezaron a ser comunes los temblores en el país, pero el realmente desastroso fue el del 25 de diciembre.

Banco Colombiano. Fue uno de los primeros bancos fundados en el país. Abrió sus puertas en 1897. Estaba en la esquina de la 9ª. calle y 7ª. avenida, zona 1. Otro banco usa hoy sus instalaciones.

“Ocurrió cerca de las 22:20 horas. Causó un daño considerable y sirvió como un fuerte aviso que sin duda salvó muchas vidas porque, a las 11:23 horas, hubo otro extremadamente fuerte que derribó muchas casas y mató, quizá, a 50 personas”, escribió Spinden. “Durante toda la noche, bajo una Luna llena ajena a los problemas, la población se acurrucó en los parques mientras la tierra se estremecía”, agrega la crónica.

Banco Internacional. Quedaba en la esquina de la 6ª. avenida y 10ª. calle, zona 1. Ahora funciona en el inmueble una panadería y restaurante.

Cerca del mediodía del 29 de diciembre, relata el arqueólogo, “otro fuerte remezón afectó la ya destruida ciudad y muchas edificaciones se vinieron abajo”.

La cadena de temblores no se detuvo. El 3 de enero de 1918, a las 10.40 horas, otra igual de intensa sacudió la capital y derribó las torres de la Catedral Metropolitana, y el 24 llegó el cuarto y más poderoso de los terremotos, con la fuerza suficiente para reducir lo que quedaba a ruinas.

Cerrito del Carmen. Solo una parte de la fachada y el retablo principal del templo quedaron en pie. Muchos damnificados habitaron las faldas del cerrito en improvisados campamentos.

En primera persona
Spinden dejó los formalismos académicos y periodísticos e incluyó en su reportaje los momentos que vivió durante el sismo del 24 de enero de 1918.

Él estaba hospedado en el Hotel Roma, enfrente de la Estación del Ferrocarril. Su posada quedaba cerca de la actual Plaza Barrios, en la 18 calle y 9ª. avenida de la zona 1 capitalina “Llegué a la ciudad de Guatemala unos 20 minutos antes del terremoto. Los demás hoteles estaban en ruinas y en las plazas había campamentos de refugio temporales hechos con chozas”, anotó.

Edificio de Correos. Se erigió en una parte de la propiedad que se expropió a la iglesia San Francisco. Estaba sobre el Paseo de La Sexta, entre 13 y 14 calles, zona 1. En su lugar, durante la época de Jorge Ubico, se construyó el Palacio de la Policía Nacional.

Unos minutos después del ocaso sintió que los platos de la mesa “comenzaron a vibrar y a bailar; las paredes y el techo crujieron y se tambalearon. Nos aglomeramos en las puertas, cayendo y tropezándonos para intentar llegar a la calle. Tanto de lejos como de cerca se oía el ruido de las paredes que caían. Una capa de polvo amarillo se levantó, ocultando la Luna y, aunque el temblor cesó, la nube siguió cubriendo la ciudad”.

Ese último movimiento, a su juicio, causó destrucción en un radio de 48 kilómetros.

“El miedo fue tal que pensamos que la tierra misma cedería para formar un volcán en medio de la ciudad”.

Edificio San Marcos. En este inmueble, ubicado en la esquina de la 8ª. avenida y 11 calle, zona 1, funcionó el Hotel Imperial. Ahora es edificio de apartamentos, en el primer piso hay un café.

En las casas, cuenta el historiador, “se rompieron las tuberías de agua y las personas se arriesgaban a beber de lo que se había derramado en las calles. En los cementerios, los esqueletos fueron expulsados de sus nichos y muchos restos fueron posteriormente incinerados. La pérdida de vidas en la ciudad de Guatemala rondó las 200 víctimas”.

Empresa Eléctrica. La antigua sede de la Empresa Eléctrica quedaba en la esquina de la 9ª. calle y 2ª. avenida, zona 1. Hoy es un edificio de un nivel del cual se ven solo sus muros.

A la intemperie
“Quizá cinco de cada cien casas podrán ser reparadas. Había por lo menos una docena de familias que todavía se atrevían a vivir en sus hogares derruidos”, anotó el arqueólogo estadounidense Marshall Howard Saville (1867–1935) en el informe El terremoto de Guatemala de diciembre de 1917 y enero de 1918.

Advertisement

Advertisement

En cada plaza y en los descampados alrededor de la ciudad, agrega Howard Saville “se levantaron campamentos con chozas hechas usando carruajes, muebles, puertas y ventanas dañadas; estas se cubrían con láminas, sábanas, manteles o alfombras”,

Escuela 21 de Noviembre. Fue inaugurada casi un mes antes del primer terremoto de los que hubo entre diciembre de 1917 y enero de 1918. Estaba en la esquina de la 7ª. avenida y 3ª. calle, zona 1.En su lugar se construyó la Facultad de Ciencias Naturales y Farmacia.

Por aparte, el bibliógrafo guatemalteco Arturo Taracena Flores (1887-1970) publicó en 1970, Los terremotos de Guatemala. Álbum gráfico conmemorativo del cincuentenario(1917/1918-1968).

Taracena Flores poseía una colección muy completa de fotografías antiguas de la ciudad de Guatemala, anteriores y posteriores a los terremotos de 1917-1918.

Escuela Práctica de Varones. El Liceo Guatemala, en la zona 5 capitalina, ocupa el terreno que antes fue de la Escuela Práctica para Varones. El solar del inmueble fue destinado para construir el Jardín Botánico.

“Las fotos dan una idea completa de la magnitud de los sismos y constituyen los únicos testimonios gráficos existentes de los fenómenos telúricos acaecidos hace 50 años. Son importantes documentos que muestran lo que era la ciudad antes del aciago diciembre de 1917”, escribió en el prólogo el profesor Francis Gall, presidente de la Sociedad de Geografía e Historia, hoy Academia de Geografía e Historia de Guatemala. Dicha colección de imágenes forma parte del acervo del Centro de Investigaciones Regionales de Mesoamérica.

Hospital General. Los terremotos cambiaron el aspecto de la manzana del Hospital General San Juan de Dios, en la que hubo un cementerio, una capilla y el hospital. El templo y el centro de salud, con sus nuevos edificios, es lo que se puede apreciar hoy.

“Las gentes huían más que en una dispersión, en un amontonamiento, hacia plazas y plazuelas. A la intemperie, los tristes náufragos de la tormenta terrestre temblaban de frío y de miedo. Poco a poco la ciudad se fue convirtiendo en campamento”, escribió el bibliógrafo.

Agregó que “las primeras covachas, las improvisadas barracas, surgieron entre la arboleda de los parques, a lo largo de las calles, dentro de los solares y en los campos vecinos”.

Hotel España. Cerca del Parque Colón existió el Hotel España, quedaba en la esquina de la 11 avenida y 9ª. calle, zona 1. Fue también residencia del escritor guatemalteco José Batres Montúfar.

“Fue un heterogéneo conjunto de materiales, en que el zinc fraternizó con el petate y la madera con flotantes telas. La metrópoli cobró un vistoso y bizarro aspecto de agrupación de nómadas”.

Joyería La Perla. Este negocio estuvo en el inmueble de la 9ª. calle y 8ª. avenida, zona 1. En el edificio funcionaron varios locales más, así como el Gran Hotel. El inmueble sigue siendo de uso comercial.

Palacio de Gobierno. El Palacio de los Capitanes Generales contaba con detalles coloniales y estaba sobre la 6ª. Avenida entre 6ª. y 8ª. calles de la zona 1. En su lugar se construyó el Parque Centenario.

Palacio de La Reforma. Este edificio fue sede del Museo Nacional, era de estilo renacentista italiano. Su diseño y edificación fue obra de Francisco Durini y Andrés Galeotti. El proyecto contó con 30 estatuas de mármol.  En su lugar queda ahora la Plaza Obelisco.

Escuela Politécnica. La antigua sede de la Escuela Politécnica, posteriormente el cuartel de la Guardia de Honor, fue reconstruido siguiendo el patrón original y sigue en la Avenida de La Reforma, en la zona 10.

La Recolección. Pocos templos católicos resistieron. La iglesia de La Recolección perdió su cúpula, la bóveda y las torres del campanario. En los terrenos alrededor de la iglesia se levantó un campamento de damnificados que luego se convirtió en el barrio La Recolección.

Teatro Olimpia. Quedaba en la esquina de la 7ª. calle y 11 avenida, zona 1. El inmueble fue reducido a escombros. El aspecto de la calle del teatro era el que predominaba en toda la ciudad.

Crédito de fotografías:  Los terremotos de Guatemala. Álbum gráfico conmemorativo del cincuentenario (1917/1918 – 1968), de Arturo Taracena Flores.

Anuncios

Leave a comment »

Lucha por no Morir de Hambre

San Marcos

Comitancillo lucha por no morir de hambre

Más de 76 mil personas residen en Comitancillo, San Marcos, lugar de belleza natural y pintoresco por sus calles de tierra y casas de adobe; sin embargo, el 60 por ciento de la población afronta extrema pobreza y ese es uno de los municipios más afectados por la desnutrición.

Por Oscar Felipe Q. y Aroldo Marroquín

14 de Febrero de 2017 a las 16:17h

Josefa Pérez y el pequeño Urías, de 6 años, quien padece desnutrición, cuidan el pequeño rebaño de ovejas de la familia, en La Libertad, Comitancillo. (Foto Aroldo Marroquín).
Josefa Pérez y el pequeño Urías, de 6 años, quien padece desnutrición, cuidan el pequeño rebaño de ovejas de la familia, en La Libertad, Comitancillo. (Foto Aroldo Marroquín).

El año pasado, en el municipio se reportó la muerte de seis menores de 5 años, de 24 registradas en todo el departamento, según Jorge Echeverría, delegado en San Marcos de la Secretaría de Seguridad Alimentaria (Sesán).

En todo el país fue confirmada la muerte de 146 niños en el 2016, pero Comitancillo fue el que más decesos reporta, con seis casos, y supera a La Tinta, Alta Verapaz, con cuatro; y Conguaco, Jutiapa; El Estor, Izabal; y Concepción Tutuapa, San Marcos, con tres cada uno.

En Comitancillo, donde el 80 por ciento de la población habla mam, los niños son vulnerables a la desnutrición debido a varios factores. Uno de estos es la sequía, que afecta los cultivos, así como el alcoholismo de padres y madres, señaló Echeverría.

“Es un problema cultural y hay familias que rechazan la ayuda. Pero desde la Sesán trabajamos para cambiar el comportamiento alimentario de los vecinos, para evitar más casos de desnutrición infantil”, señaló Echeverría.

En las 82 comunidades de ese municipio, los vecinos se alimentan de manera similar: tamalitos y tortillas de maíz, acompañadas con frijoles y hierbas.

Feliz Matías, de Tuilelén, Comitancillo, contempla el maíz que obtuvo su familia en la última cosecha. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín).
Feliz Matías, de Tuilelén, Comitancillo, contempla el maíz que obtuvo su familia en la última cosecha. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín).

Lucha contra el mal

Pero muchos pobladores de Comitancillo no se quedan de brazos cruzados y buscan alternativas para contrarrestar ese mal.

Muchos padres de familia migran a fincas en Chiapas, México, en busca de trabajo, para ganar dinero que ayude a cubrir los gastos básicos: alimentación, vestuario y salud. Otros siembran frijol y maíz para garantizar la seguridad alimentaria, mientras que las mujeres se dedican al pastoreo de ovejas y a la recolección de la cosecha.

Echeverría añadió que este año se implementarán huertos en hogares, una iniciativa que impulsará la Mesa Técnica contra la Desnutrición.

Elvira Agustín, vecina del caserío El Edén, es responsable de cuidar a sus hijos, Miguel y Anahí. Contó que su esposo trabaja en una finca, en Chiapas, y le envía dinero para comprar alimentos.

Agustín recuerda con dolor a su pequeño Sebastián, quien fue víctima de la desnutrición. “Él era delgadito. Llegó a pesar 12 libras y tenía 18 meses. Aún vivo la tristeza porque la pobreza nos está matando”, exclamó.

La madre criticó que la ayuda que da la Municipalidad la entrega a gente que tiene dinero. “¡Es una injusticia!”, lamentó.

Leonidas Guzmán, quien vive en Tuilelén y es padre de tres niños, dijo que mantiene a su familia con base en trabajos agrícolas; sin embargo, el dinero alcanza solo para comprar maíz.

“Mi hijo Herber tiene 12 años y padece de varias enfermedades. Se ve sanito, pero es todo lo contrario, está desnutrido”, dijo Guzmán, quien este año tiene planificado sembrar maíz y frijol.

Josefa Pérez, de 58 años, vive en La Libertad y manifestó que su pequeño Urías, 6, padece de desnutrición aguda, pues solo es alimentado con tamalitos y tortillas. “Regularmente come un huevo al mes”, expuso.

Los hermanos Maicol —derecha— y Yeison López Pérez, de 7 y 8 años, respectivamente, a pesar de estar desnutridos trabajan con azadón en los terrenos secos de la aldea Tuilelén, Comitancillo, San Marcos. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín).
Los hermanos Maicol —derecha— y Yeison López Pérez, de 7 y 8 años, respectivamente, a pesar de estar desnutridos trabajan con azadón en los terrenos secos de la aldea Tuilelén, Comitancillo, San Marcos. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín).

Llevarán apoyo

Alfonso Reyna, delegado del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) en San Marcos, señaló que con base en un estudio que se efectuó, priorizarán la ayuda para mil 135 familias que viven en pobreza y pobreza extrema, y el número subirá si se agudiza la escasez de alimentos.

“Verificamos quiénes son las personas que están en los programas de ayuda a todo el departamento y nos hemos dado cuenta de que algunas no lo necesitan”, expuso Reyna. “En cambio, en Comitancillo hay un descuido, y eso no puede seguir así”, añadió.

Según reportes del Mides, el año pasado cinco mil 762 familias de ese municipio recibieron ayuda que consiste en Q300.

Basilio García, alcalde de Comitancillo, manifestó que la pobreza es un mal de males de este municipio y coincide con la opinión de que hay padres con alcoholismo que descuidan a su familia.

Luis Morales, delegado de la Procuraduría de los Derechos Humanos de San Marcos, expuso que las autoridades deben prestar atención al problema y las políticas municipales deben estar dirigidas a la búsqueda de mejoras de la vida de los habitantes.

Nehemías Santizo, jefe del Área de Salud en San Marcos, explicó que efectúan jornadas de salud y cuentan con medicamentos para evitar la diarrea, que propicia la desnutrición.

Leonidas Guzmán —izquierda— y su hijo Herber, de 12 años, padecen desnutrición. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín).
Leonidas Guzmán —izquierda— y su hijo Herber, de 12 años, padecen desnutrición. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín).

Problema nacional

La desnutrición afecta al 80 por ciento de niños del área rural del país, lo que significa que de cada 10 menores, ocho padecen de este mal, según Unicef.

El Ministerio de Salud reportó que los departamentos con el más alto índice de desnutrición son Alta Verapaz y San Marcos, y que de los 146 infantes que fallecieron en el 2016 en el país por ese flagelo, registró 24 decesos cada uno, seguidos por Huehuetenango, 17; y Escuintla, 10.

Ese ministerio y la Sesán registraron 12 mil 948 casos de desnutrición aguda en todo el país en el 2016, de los cuales, mil 153 pertenecen a San Marcos.

La lucha contra el hambre es una de las 14 promesas del presidente Jimmy Morales en su discurso de toma de posesión, en busca de reducir en 10% los casos de desnutrición crónica en el país, ya que actualmente el 46.5% de niños menores de 5 años padece ese problema, aunque se ha registrado una disminución del 11.4% en los últimos 20 años.

Efectos en Huehue y Alta Verapaz

A Santiago Martín Pérez y a sus tres hijos les dieron las 16 horas sin haber desayunado. Su esposa murió de cáncer y él no cuenta con trabajo. No tiene nada para dar a sus pequeños. Es una de las historias que viven muchas familias en San Andrés Huista, Huehuetenango.

La condición en que viven Pérez y sus hijos los han llevado a padecer de desnutrición, un mal que afecta a gran parte de la población de Huehuetenango. El Ministerio de Salud y la Sesán reportaron que en ese departamento hubo mil 23 casos de desnutrición aguda en el 2016  y que 17 niños murieron por ese flagelo.Pérez cuenta que para trabajar de jornalero debe caminar tres horas  y recibe entre Q35 y Q50 por día; sin embargo, por la ausencia de su esposa, no puede dejar solos a sus hijos, pues son pequeños.

Francisco Rocael Mateo Morales, delegado del Consejo de Pueblos de Occidente, afirmó que la desnutrición, en lugar de disminuir, se incrementa, lo cual está asociado a las condiciones de pobreza y pobreza extrema en la que viven las familias.

“Se percibe abandono de parte del Estado. La poca ayuda que viene a Huehuetenango es mal empleada, pues hay corrupción y clientelismo en la distribución de la asistencia social”, criticó Mateo.

Agregó que hay varios factores que causan ese problema, como la falta de trabajo, las deportaciones de guatemaltecos de Estados Unidos y el bajo precio del café, entre otros. “Las autoridades deben declarar al departamento en estado de emergencia”, recomendó.

Alta Verapaz también es otro de los departamentos más afectados por la desnutrición. En el 2016 murieron 24 niños menores de 5 años, cuatro de ellos en San Pedro Carchá.

 Los hijos de Santiago Martín Pérez esperan la hora de comer en su vivienda.
Los hijos de Santiago Martín Pérez esperan la hora de comer en su vivienda.

Por Mike Castillo

Leave a comment »

Regalos solidarios en Navidad

regalosolidario_art

Regalos solidarios en Navidad

Productos de comercio justo, tarjetas regalo, libros y juguetes, entre otros, conforman el amplio catálogo de obsequios solidarios

  • Autor: Por AZUCENA GARCÍA

Imagen: griffhome

No pueden faltar. Los regalos solidarios gustan, sensibilizan, se adaptan a todas las edades y necesidades, son apropiados para cualquier persona y aportan la nota social que toda Navidad requiere. Sobran excusas para adquirirlos. Desde juguetes a juegos, libros de fotografías, bolsas de la compra ecológicas, productos de comercio justo, artesanía o textil, entre muchos otros, los obsequios solidarios fomentan valores positivos. Hay uno, o más, para cada persona. Un buen número de ONG los han recibido ya y están preparadas para distribuirlos.

Regalos de comercio justo

Cuando las listas de regalos se completan con artículos de comercio justo, quienes los reciben tienen la oportunidad de disfrutar de un obsequio único. Los productos comestibles están fabricados por productores de países del Sur a partir de prácticas ecológicas que respetan el medio ambiente, además de garantizarse unas condicionales laborales dignas. En cuanto a los artículos de artesanía, se cumplen los mismos criterios y su fabricación recae en cooperativas que benefician a aldeas enteras, mujeres, personas con discapacidad y, en general, grupos con dificultades para formar parte del sistema convencional de comercio. Para quienes quieran ayudarles, diversas organizaciones han lanzado sus catálogos:

Colaborar con ONG con la compra de regalos

Adquirir productos de ONG es un modo de colaborar con estas organizaciones a cambio de un obsequio. Los ingresos se destinan a cubrir los costes de producción y colaborar con los proyectos que las entidades llevan a cabo. En su caso, es muy interesante fijarse en el modo en que se han producido los artículos, su origen y, sobre todo, su mensaje.

boligrafo

  • “No a la indiferencia” es el mensaje de Médicos Sin Fronteras. Este lema es el que contienen distintos artículos de MSF como un bolso plegable, una mochila o un estuche, entre otros. Pero además, se puede adquirir un original bolígrafo jeringuilla o un subrayador con la misma forma por tan solo 1,50 euros, un set de lápices por menos de cinco euros, una taza con los nombres de algunos países donde MSF trabaja y camisetas con la palabra “help” (ayuda) y otros diseños genuinos. Con todos ellos se pretende que quienes los regalen contribuyan a difundir el mensaje de la entidad y digan que, “también en estas fechas, se acuerdan de las personas a quienes prestan asistencia urgente”.

Imagen: UNICEFunicef

  • “Detrás de cada regalo o tarjeta hay una historia de esperanza” recuerda UNICEF. En su catálogo de Navidad reúne obsequios originales para todos los gustos, como bolsos, llaveros, tazas, servilletas, bloc de notas, calendarios, juegos, adornos navideños o camisetas para mostrar el compromiso con la infancia de todo el mundo. Junto con los regalos del catálogo, otros obsequios se han diseñado especialmente para los pequeños, como UNIbella, una figura tridimensional pintada a mano; hay artículos de papelería, como carpetas, calendarios, bloc de notas, agendas o material escolar; propuestas de decoración para el hogar, con ilustraciones de niños que representan a menores de todo el mundo; y complementos a partir de seis euros.

Imagen: Survivaldiamondearrings3

  • “En defensa de los derechos de los pueblos indígenas y tribales”. Por ellos trabaja Survival y a esta causa destina los ingresos por la venta de sus artículos. Entre la bisutería, destacan los pendientes en papel reciclado, algunos elaborados en países tan lejanos como Suazilandia. Todos se han realizado a mano por artesanos locales para fomentar su economía y cuentan con estampados típicos del lugar de origen. Cada par es único, recuerda Survival, por lo que “no es posible facilitar un modelo exacto, ya que cada pieza depende de las páginas de las revistas usadas en su elaboración”. Una opción más es una bolsa de tela de edición limitada con un dibujo inspirado en los indígenas yanomamis de Brasil, el libro ‘The Falling Sky’ escrito por Davi Kopenawa, indígena yanomami, chamán y portavoz de su pueblo, un calendario de pared con fotografías de pueblos indígenas y tribales, un original brazalete de papel reciclado y camisetas.

Imagen: Regalo Solidariofotosolidaria

  • “Haití, otra mirada es posible”. Con este mensaje, InteRed anima a regalar “fotografías con alma”. Las instantáneas son obra de Fernando Mármol, un arquitecto que participó en una experiencia de voluntariado internacional en la frontera norte entre República Dominicana y Haití. Tras tomar parte en la reconstrucción de dos escuelas, ha recopilado el material gráfico acumulado durante ese tiempo y lo ha cedido a InteRed para recaudar fondos que se destinarán a proyectos educativos. “Cuando lo vives desde allí, te das cuenta de que todas las manos son pocas”, señala. Las fotografías se pueden adquirir en la web Regalo Solidario, donde es posible elegir entre 35 imágenes, personalizadas y dedicadas, a un precio que, en función del formato, oscila entre 20 y 40 euros, incluidos los gastos de envío (en la península).

Tarjetas regalo

Las tarjetas regalo son obsequios simbólicos, puesto que en realidad con su compra se destina una donación a un proyecto o lugar donde trabaja la ONG a la que se adquiere. Varias ONG disponen de este tipo de tarjetas, cuyos precios dependen de la donación que se realice o del número de personas que colaboren:

  • Oxfam Intermón cuenta desde hace varios años con “Algo más que un regalo” para apoyar proyectos de desarrollo. Los regalos contribuyen a fomentar mejoras en las comunidades y la producción agrícola en las mismas, de modo que se les facilite el acceso al mercado, explica esta organización. Desde seis euros se puede contribuir con dos cobayas, con 12 euros se compra material didáctico, con 40 euros se adquieren semillas de girasol y con 273 euros se paga el sueldo de un profesor.
  • La ONG Plan lanza estas tarjetas bajo el lema “Regala vida”. Las tarjetas cuestan desde 9 hasta 1.000 euros, según se quiera colaborar con agua potable para dos familias durante un mes en Filipinas (9 euros), registrar a dos niños (15 euros), donar 15 desayunos en Guinea Bissau (18 euros), regalar una cabra a una familia de Malí (60 euros), cubrir una beca escolar a una niña en Senegal (120 euros), financiar un microcrédito a una mujer en Ecuador (200 euros) o proporcionar energía solar a escuelas y hospitales de Malí (1.000 euros).
  • UNICEF cuenta con un clásico, el “Regalo azul”. A partir de seis euros, se pueden regalar diez bolsas de leche terapéutica y otros artículos como una tienda de campaña, un tratamiento antimalaria, vacunas contra la polio, mantas, suplementos de micronutrientes, kits de maternidad o de aprendizaje, test para las pruebas de VIH, pastillas potabilizadoras de agua o libros de cuentos.
  • World Vision dispone de regalos desde 10 hasta 120 euros. Con estas cantidades se adquieren mosquiteras, material escolar para 15 niños de primaria, semillas, aperos de labranza o un apadrinamiento durante seis meses. En todos los casos se envía una tarjeta en la que se indica en qué consiste el regalo, mientras que cuando se opta por el apadrinamiento, se envía una caja con toda la información sobre el niño apadrinado.

Leave a comment »

Las inundaciones de la India

Las inundaciones de la India en junio de 2013: el cuarto desastre meteorológico de la Tierra desde 2000 Unas-15000-personas-atrapadas-por-las-inundaciones-en-Uttarakhand-centro-de-peregrinacion-de-la-India Más de cinco mil personas desaparecidas a raíz de las devastadoras inundaciones que afectaron la región del Himalaya Uttarakhand de la India el 14-17 de junio de 2013, ya han sido declarados muertos, haciendo la inundación monzón uno de los desastres más significativos de la India en los registros, y de la Tierra, como el cuarto más mortal relacionados con los desastres del tiempo desde 2000. La cifra de muertos de 5748 encabeza el anterior record del peor monzón e inundaciones con una cifra de muertos de la India de 4892, establecido en julio de 1968 en las provincias de Rajasthan y Gujara. Según el Departamento Meteorológico de la India, Uttarakhand, que se encuentra justo al oeste de Nepal en el Himalaya, recibió precipitaciones de un 847% de lo normal durante la semana del 13 – 19 de junio de 2013. Dehradun, la capital de Uttarakhand, recogió 14,57 “(370 mm) de lluvia en 24 horas el 16-17 de junio, la precipitación más alta en 24 horas en la historia de la ciudad. Las lluvias torrenciales provocaron un deslizamiento de tierras que afectó al santuario hindú de Uttarakhand en Kedarnath, que se encuentra a poca distancia de dos glaciares de montaña. El santuario es un lugar de peregrinación importante en junio, y se llena de visitantes que celebran una fiesta religiosa. Las lluvias monzónica de junio 2013 en Uttarakhand fueron muy inusuales, ya que el monzón llegó a la región dos semanas antes de lo normal. El monzón comenzó en el sur de India, cerca del 01 de junio fecha normal de su llegada, pero luego avanzó por toda la India de una manera inusualmente rápida, llegando a Pakistán a lo largo de la frontera occidental de la India el 16 de junio, un mes antes de lo normal. Esta fue la progresión más rápida del monzón de la historia. El récord anterior de más rápida progresión de los monzones se produjo en 1961, cuando toda la India estaba bajo las condiciones del monzón el 21 de junio según los registros que se remontan a 1961. El Blog del Dr. David Petley tiene un excelente análisis del evento y escribe: “El factor importante aquí es que la lluvia cayó en momentos en que todavía había nieve en el suelo – y cualquier experto de alta montaña le dirá que la combinación de fuertes lluvias en fusión de la nieve es la medida para deslizamientos de tierra”. Precipitaciones estimadas por satélite para el período de 7 días, 11 – 17 de junio 2013, del satélite TRMM de la NASA donde se superan los 508 mm sobre porciones de la provincia de Uttarakhand de la India, lo que llevó a inundaciones catastróficas. Crédito de la imagen: NASA. Fuente: Wunderground.com Los peores desastres relacionados con el tiempo meteorológico en la Tierra desde 2000 1) Ciclón Nargis, Myanmar, 2008: 138,366 2) Ola de calor, Europa, 2003: 71,310 3) Ola de calor, Rusia, 2010: 55,736 4) Inundaciones, India, 2013: 5,748 5) Ciclón Sidr, Bangladesh, 2007: 4234 6) Ola de calor, Europa, 2006: 3418 7) Huracán Jeanne, Haití: 2004, 2754 8) Inundaciones, Haití, May 2004: 2665 9) Inundaciones, Pakistán, 2010: 1985 10) Tifón Bopha, Filipina: 2012, 1901 11) Huracán Katrina, U.S., 2005: 1833 12) Deslizamientos, China, 2010: 1765 Imagen-India-lluvias-Uttarkashi-Uttarakhand-EFE_ECMIMA20130618_0115_4 Fuente: Wunderground.com Para más detalles y seguir leyendo:http://www.wunderground.com/blog/JeffMasters/article.html?entrynum=2464

Leave a comment »